HILLBILLY, UNA ELEGÍA RURAL – J. D. VANCE

Hillbilly Elegy: A Memoir of a Family and Culture in Crisis (2016) es el primer libro del joven estadounidense James David Vance (1984-?). Se doctoró en derecho en Yale y trabaja para la compañía de capital riesgo Mithril Capital Management en San Francisco. No es un libro expresamente económico, pero aborda diferentes aspectos de la sociedad americana, enfocando el escrito a la sociología y relatando su vivencia en primera persona.

Ha sido descrito como «El libro del año en EE.UU. que nos permite entender los cambios sociales que han conllevado la victoria de Donald Trump.» Puede resumirse en lo que pasa en las vidas de la gente real cuando la economía industrial se hunde.

En la introducción el autor hace una reflexión que muchos pensamos: «Por supuesto que las perspectivas de los blancos de clase trabajadora han empeorado, J.D., pero estás poniendo los carros por delante de los bueyes. Se divorcian más, se casan menos y son menos felices porque sus oportunidades económicas han disminuido. Sólo con que tuvieran un mejor acceso a puestos de trabajo, otros aspectos de sus vidas también mejorarían.» Esta es la reflexión que el autor analiza para explicar cual es la verdadera causa del problema en la sociedad americana, debo destacar que faltan muchos matices que son explicados durante el transcurso del libro. Es vital comprender como algunas personas se aferran a la situación de su vida y creen en un destino que no pueden cambiar. Muchas de estos seres buscan el cambio mediante su voto a un determinado político, pero ellos no realizan ninguna tarea para cambiar sus actuales vidas, solo esperan a que alguien se lo de hecho.

Algunos hombres y mujeres buscan su propia suerte, propiciando cambios en sus vidas. El simple éxodo del campo a la ciudad, donde se encuentran las industrias y existen más número de ofertas de empleo, puede hacer que una persona aumente en la escala socioeconómica. Muchas veces somos nosotros mismos quienes nos ponemos las barreras para intentar mejorar nuestras vidas, y creemos que no va a ser posible por el mero hecho de haber nacido en un sitio u otro, este argumento carece de veracidad si lo comparamos con el ejemplo de la vida personal de J.D.

Uno de los grandes problemas que ha surgido durante la pasada crisis es la extensión de la precariedad laboral y la pobreza, de los guetos urbanos a los suburbios de las grandes ciudades. Cuando el trabajo desparece de una población, las personas que están atrapadas en ella por una vivienda (hipoteca), no pueden abandonarlo para buscar nuevas suertes en otros lugares. Por lo que la mayoría de la zona queda sumida en la pobreza, unos pocos, normalmente los más ricos, consiguen huir.

Vance reflexiona sobre la gente que alcanza el éxito en la vida terrenal. Comenta que comúnmente existen dos tipos de personas: los que tienen suerte y los meritocráticos. Los primeros pertenecen a familias ricas donde sus vidas están encarriladas desde su nacimiento. Los segundos son personas listas, con buena cabeza, que llegan lejos gracias a su habilidad de inteligencia. Su historia alienta otra situación, las personas independientemente de estas características pueden también triunfar, si ya desde pequeños sus vidas han tenido una armonía positiva. Como en todo en la vida, existen las excepciones y James Vance es una de ellas. No es fácil caminar por un camino recto, pero el levantarse para corregir la trayectoria es lo más importante que debe hacer un ser humano con afán de mejorar.

Concretamente en el capítulo 6 hace referencia a las fuerzas positivas que ejerce las instituciones religiosas en la vida de las personas. Una parte de la gente golpeada por una decante industria, desempleo, adicción, hogares rotos… ya no acude a ella buscando apoyo. Sería erróneo observar a las iglesias como solo un sitio de culto, muchas de estas instituciones disponen de programas de ayuda enfocados a mejorar en la medida de los posible la vida de los feligreses. «En el mundo derrumbado que veía a mi alrededor la religión ofrecía una ayuda tangible para mantener a los fieles en el camino correcto.» 

El proceso de aprendizaje comienza en casa, si los niños no están en disponibilidad de aprender lo que vale un dólar, sus vidas futuras pasaran a tener peores expectativas. Una gran cantidad de investigaciones afirman que un hogar estable y amoroso propicia a una vida positiva de las personas. «De esa felicidad surgieron muchas de las oportunidades que he tenido en los últimos doce años». En su libro se demuestra la importancia de la conciliación familiar como éxito futuro para los niños.

El autor relata su experiencia sobre las personas que vivían de la generosidad del estado y como las pillerias de este tipo de personas malgastaba en su propio favor los escasos recursos de este. Ya en los años 70, la clase trabajadora blanca optó por votar al 37º presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon (1913-1994), debido a la existencia de una percepción donde la gente cobra del estado del bienestar sin trabajar en nada. Lo sencillo es echar la culpa fuera y no realizar una profunda autocrítica.

La movilidad social no es sólo cuestión de dinero, sino que supone un cambio de forma de vida. Los ricos siguen unas costumbres diferentes a la clase trabajadora. Los primeros compran comida sana y variada, como frutas en Whole Foods (supermercados caros en USA), mientras los últimos consumen mayoritariamente fast food, ya que su precio alienta a ello. Lo mismo puede ser extrapolable al deporte y al ocio. Muchos padres que no han tenido una educación superior, por el motivo que sea, no esperan que sus hijos vayan a la universidad. Este tipo de limitaciones son los que no permiten cambios en la escala social.

La importancia del llamado capital social es relativamente importante a la hora de buscar nuevas oportunidades. Esto se basa en la capacidad de relaciones que las personas vamos creando con el tiempo. El mail que podemos enviar a un amigo para que este suba nuestro curriculum a la primera posición de la montaña de papeles en una empresa, entrevistas, consejos de amigos o tutores… El disponer de un amplio capital social puede provocar grandes cambios en nuestras vidas, si este no es cultivado, difícilmente podremos mejorar en un mundo tan globalizado.

El autor cita un artículo de Raj Chetty sobre las oportunidades en Estados Unidos. Existen dos factores importantes para explicar la desigual distribución geográfica de las oportunidades: la prevalencia de padres solteros y la segregación de ingresos.

«Las políticas públicas pueden ayudar, pero no hay ningún gobierno que pueda solventar esos problemas por nosotros».

«Cuando la gente me pregunta qué es lo más me gustaría cambiar en la clase trabajadora, digo: <La sensación de que nuestras decisiones no tienen importancia>.»


LECTURA 1. 18. MAY. 2017. Editorial Deusto.
Publicado en Economía, Libros | Etiquetado , , , , , , , | Comentarios desactivados en HILLBILLY, UNA ELEGÍA RURAL – J. D. VANCE

PLAN PARA EL ESTABLECIMIENTO DE UN BANCO NACIONAL – DAVID RICARDO

Plan for the Establishment of a National Bank (1824) es un libro de David Ricardo publicado seis meses después de su muerte.

En abril de 1822, el Gobierno tenía pensado renovar la Bank Charter Act que expiraba en 1833. Ricardo pronunció un discurso en la Cámara de los Comunes donde se oponía a esa renovación, sugiriendo que el papel moneda debía ser emitido sin la ayuda del Banco de Inglaterra y resultaría en ganancias para el público en vez de pérdidas.

La intención de explicar profundamente sus ideas sobre la anterior cuestión, le llevaron a escribir este libro.

En el primer párrafo del libro, Ricardo resalta la importancia de la separación del Banco en dos partes, el departamento de emisión y el comercial, argumentando que estas dos secciones no tienen ninguna conexión entre ellas.

El Gobierno inglés estaba en deuda con el Banco debido a los préstamos en favor del público. Ricardo propuso que el Gobierno debía ser el encargado de emitir los billetes, de este modo, se ahorraría pagar el tipo de interés al Banco de Inglaterra. Las demás clases de la comunidad quedarían en la misma situación que antes. Además, los beneficios que se pagaban por el interés quedarían en manos del Gobierno y no del propio Banco.

Ricardo ahonda en la cuestión donde se trata al Gobierno como un actor no seguro de la desmesurada emisión de billetes en tiempos bélicos. Afirma de que existe un grave riesgo, por lo que propuso la formación de una comisión, independiente de los ministros, encargada de emitir moneda evitando posibles influencias.

En total son dieciséis regulaciones propuestas:

Primera, la potestad para la emisión de papel moneda del país recaerá sobre cinco miembros que formarán una comisión. Estas cinco personas deberán tener un honorario acorde a su trabajo y serán supervisados limitadamente por el Gobierno.

Segunda, cuando expire la Bank Charter Act de 1833, los miembros de la comisión emitirán quince millones de papel moneda para liberar al Banco de Inglaterra de la deuda con el Gobierno. A partir de este momento, no será necesario el pago de más intereses. Con esto se intentará sustituir el viejo papel moneda por el nuevo.

Tercera, con parte del papel moneda emitido, se comprarán lingotes de oro y se canjearán por letras del tesoro, para prever un depósito adecuado, sin el cual, el nuevo Banco no podrá operar.

Cuarta, el Banco estará obligado a mantener una reserva en oro de los nuevos billetes en igual cantidad a su papel moneda en circulación. De esta manera, se protege al banco del pago en especie del papel moneda que pueda tener pendiente.

Quinta, se disponen de seis meses después de la expiración de la Bank Charter Act para cambiarlos los billetes del Banco de Inglaterra, pasado este periodo ya no se aceptaran como ingresos, así se cambiará el nuevo papel moneda por el viejo.

Séptima, se obliga a pagar en papel moneda del Gobierno, quedando excluidas las notas de los otros bancos, de esta manera se favorece la sustitución del viejo por el nuevo. Los bancos del país no podrán tener ninguna dificultad en proveerse del nuevo papel moneda.

Octava, para la seguridad de las personas que tienen obligaciones del Gobierno, se les obligará a firmarlas y solo podrán cobrarlas en el distrito donde fueron adquiridas. Con esta medida se busca evitar las falsificaciones y el fraude.

Novena, las notas emitidas en un distrito, pueden ser exigidas en otro distrito. Esta regulación, ofrece todas las facilidades posibles para la fabricación de las remesas y pagos a cualquier distrito del país.

Décima, las notas emitidas en el país no se pagarán en la moneda del país. Si un hombre desea una cantidad en moneda, el Gobierno no está obligado a cargar con el precio del transporte, por lo que este gasto, recaerá sobre el hombre.

Undécima, como la novena regulación, expresa cualquiera que quiera, puede depositar monedas o billetes en la oficina de Londres y pueden obtener una factura donde se expresa que se deben pagar esas notas en cualquier otro distrito. Ofrece la posibilidad de obtener las remesas y pagos en todas las partes de la nación.

Duodécima, los miembros de la comisión estarán obligados a comprar oro a un precio establecido de 3£ 17s 6d por onza. De esta manera, se aseguran limitar el precio del oro, conseguirían una abundante provisión de oro y dificultarían su exportación.

Decimotercera, los miembros de la comisión estarán obligados a pagar sus notas en moneda de oro.

Decimocuarta, a las personas que lo prefieran, se les expedirán notas de una libra a cambio de billetes de una mayor cantidad, es decir, prevé un suministro de billetes de una libra para la circulación en el país.

Decimoquinta, los distritos rurales no serán responsables de dar papel moneda por monedas ni monedas por papel moneda.

Decimosexta, la comisión deberá actuar como banquero público y serán excluidos de cualquier corporación.

Gracias a este plan, Ricardo esperaba que el país se ahorrase 750.000 £ anualmente.


LECTURA 1. 1 ABR 2017.
David Ricardo, The Works and Correspondence of David Ricardo, ed. Piero Sraffa with the Collaboration of M.H. Dobb (Indianapolis: Liberty Fund, 2005). Vol. 4 Pamphlets and Papers 1815-1823. Retrieved 31/3/2017 from the World Wide Web: http://oll.libertyfund.org/titles/205
Publicado en Economía, Libros | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en PLAN PARA EL ESTABLECIMIENTO DE UN BANCO NACIONAL – DAVID RICARDO

LA ECONOMÍA EN UNA LECCIÓN – HENRY HAZLITT

Economics in One Lesson fue publicado en 1946 por el economista liberal, periodista (Wall Street Journal y el New York Times) y filósofo estadounidense Henry Hazlitt (1894 – 1993). Se le puede catalogar dentro de la Escuela Austriaca.

Este libro está basado sobre el ensayo del francés Fréderic Bastiat titulado Ce qu’on voit et ce qu’on ne voit pas, como bien indica el propio Hazlitt en el prefacio. El libro trata de litigar 23 sofismas (argumentos falsos) económicos que se han estado popularizando durante los últimos tiempos. Podemos catalogar el ensayo como una oda a la libertad donde se ponen de manifiesto las ideas liberales que han sido rebatidas por sus antagónicos.

  1. La lección.
    «El arte de la Economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores».
    La mayoría de sofismas encontrados en la ciencia económica son causados por el resultado de ignorar la anterior lección. Normalmente, se tiende a considerar las consecuencias inmediatas o de un grupo específico, con el olvido del largo plazo y de los restantes conjuntos.
    .
  2. Los beneficios de la destrucción.
    Algunos observan que se pueden obtener beneficios de pequeños actos de destrucción y, por lo tanto, grandes ventajas de enormes actos destructivos. De esta afirmación, se suele confundir necesidad con demanda. Cuanto más destruye una guerra, mayor es la necesidad posbélica. La demanda no requiere solo necesidad, sino también poder de compra. En estas situaciones se produce una desviación de la demanda que restará capacidad productiva a otras actividades. Finalmente, se cambiará el equilibrio industrial.
    .
  3. Las obras públicas incrementan las cargas fiscales.
    «¿Se halla parcialmente estancada la industria privada? ¿Existe paro? El remedio es fácil. Basta que el Gobierno gaste lo necesario para superar la deficiencia.»
    Se puede llegar a pensar que el Gobierno puede gastar abultadamente sin incurrir en aumentos fiscales o acumular deudas. Lo que un Gobierno gasta, ha tenido que ser obtenido de los ciudadanos previa o posteriomente. Es cierto que una cantidad de gasto público es esencial para atender los servicios públicos vitales. En el fondo de la cuestión, las obras públicas realizadas para combatir el paro, son eficientes hasta cierto punto. Un determinado número de personas encontrarán empleo mediante la detracción de impuestos a otros ciudadanos. Si estos impuestos no se sustraen, los ciudadanos podrán gastar ese dinero en sus necesidades. Se produce una desviación en la actividad industrial. Si se ha construido ese aeropuerto ineficiente, muchas de las personas que han sido empleadas en su construcción no han producido otros tipos de bienes. Se ha creado una cosa a expensas de otra, por lo que no se ha llegado a crear riqueza. La industria privada, mediante el mercado, canaliza las producciones más eficientemente que la administración pública, debido a que se producen las necesidades que desean los ciudadanos. ¿Qué es riqueza? La riqueza son las necesidades y comodidades para la vida.
    .
  4. Los impuestos desalientan la producción.
    Una moderada carga fiscal es imprescindible para las funciones del Gobierno, unos impuestos razonables no interfieren radicalmente en la producción. Pero, cuando una empresa puede llegar a tener pérdidas ilimitadas en situaciones negativas, y por contra, en una situación positiva sus beneficios son altamente gravados, no puede compensar sus años de perdidas con los de ganancias, hace que la predisposición del capitalista a invertir se reduzca. Por lo que se limita la creación de puestos de trabajo, la mejora de la maquinaria… lo que provoca a los consumidores disfrutar de mejores y más baratos bienes, disminuyendo los salarios reales.
    .
  5. El crédito estatal perturba la producción.
    Hay que diferenciar entre crédito privado y crédito estatal. El prestamista privado arriesga sus propios fondos, cuando la gente expone su capital suele tener precaución. El Estado normalmente presta dinero a quienes no consiguen un préstamo privado. Por lo que, los prestamistas públicos asumen más riesgos que los privados usando el capital de todos los ciudadanos. Las prácticas de crédito estatal provocan que el capital acceda a los prestatarios menos eficientes. «Se pretende con frecuencia que el Estado debe asumir los riesgos que son demasiados grandes para la iniciativa privada. Esto significa que debe permitirse al Estado imponer al dinero de los contribuyentes riesgos que nadie está dispuesto a afrontar con el suyo… Es una realidad que dilapidan el capital disponible en planes ruinosos, o cuando menos dudosos, dejando que lo manipulen personas menos competentes o menos dignas de confianza que las que de otra suerte lo hubieran obtenido.»
    .
  6. El odio a la máquina.
    «Cada vez que se produce un prolongado desempleo en masa, las máquinas vuelven a ser el blanco de todas las iras.» La estadística y la historia corroboran la anterior cita, pero los hechos, pueden ser explicados deductivamente. En el día a día, todo el mundo intenta realizar su trabajo de la manera más eficiente. Cuando las máquinas y los perfeccionamientos técnicos se introducen, se puede percibir una pequeña caída en la ocupación en el sector, pero a su vez, alguien ha tenido que producir esa maquinaria, provocando una oferta de empleo en otro sector. El resultado final de la introducción de maquinaria, a la larga, provoca un aumento global de empleo. El empresario o trabajador que ha realizado la incorporación, ha trabajado más eficientemente, por lo que su beneficio extraordinario puede ser invertido de nuevo. «Lo que hacen las máquinas es incrementar la producción y elevar el nivel de vida.» mediante el abaratamiento de los bienes al consumidor o aumentando los salarios al incrementarse la productividad. (Incrementan los salarios o, al reducir los precios, aumentan el volumen de bienes asequibles a un mismo salario).
    .
  7. Planes para la más amplia distribución del trabajo.
    El sofisma en este caso radica en el error de que una forma más eficiente de hacer algo elimina empleos. Existe la creencia de que la cantidad de trabajo está limitada, por lo tanto, estas personas abogan por repartir el empleo entre el mayor número de gente posible. Los sindicatos suelen prohibir que trabajadores de un sector se inmiscuyan en el trabajo de otro sector. Algunos individuos pueden verse beneficiados por esta práctica sindical, pero su aplicación, eleva los costes de producción y reduce la demanda de trabajo y bienes producidos. Ello simboliza el resultado del esfuerzo encaminado a crear más trabajo mediante su arbitraria subdivisión. «Las gentes que defienden tales medidas piensan sólo en el empleo que proporcionarían a grupos o individuos aislados; no consideran cuál sería su efecto sobre toda la comunidad».
    .
  8. El licenciamiento de soldados y burócratas.
    Después de un conflicto bélico, la retención de soldadesca equivale a dilapar riqueza inútilmente. Constituirán un elemento improductivo, los contribuyentes no obtendrán nada a cambio de su sostenimiento. Esta idea es extrapolable a los funcionarios públicos, siempre y cuando estos sean tan numerosos que los servicios que prestan a la sociedad no guarden proporción razonable con los sueldos que perciben. «Cuando todo el argumento en favor de mantener en sus empleos un grupo de funcionarios queda reducido al de conservar su capacidad de compra, ha llegada, sin duda, el momento de prescindir de sus servicios.» Los antiguos funcionarios se integrarán en la industria privada, y el proceso será facilitado por el mayor volumen de dinero de que dispondrán los contribuyentes.
    .
  9. El fetichismo del <empleo total>.
    Los problemas de los salarios y el paro son debatidos por los gobiernos como si no guardasen relación con la productividad y el volumen total de bienes producidos. El progreso de la civilización ha significado la reducción del número de personas empleadas, no su aumento (niños, personas de edad avanzada…). Es más sencillo resolver el problema del paro si se centra la cuestión en cuanto mayor sea el caudal de bienes a distribuir: una política económica que permita elevar la producción máxima.
    .
  10. ¿A quién <protegen> los aranceles?
    Smith defiende el librecambio: «En todos los países, el interés de la inmensa mayoría de la población es y debe ser siempre comprar lo que necesita a quien vende más barato». El trabajo de una nación se debe emplear sobre la actividad de la que se posee alguna ventaja y con una parte de lo producido, es decir, con el precio obtenido, comprar cualquier cosa que se necesite. Los aranceles dificultan el comercio y perjudican tanto a productos como consumidor. Cuando estos son eliminados, el dinero que iba destinado a pagar el arancel, puede ser empleado por el consumidor en otro tipo de bien. Se consume más y en diferentes industrias. Existirá un trade-off en las industrias para estabilizarse en el librecambio. Los aranceles pueden ser un impedimento para que nuevas actividades más rentables de las que se realizan con arancel, no se lleguen a realizar, debido a este tipo de intervención.
    .
  11. El afán de exportar.
    «El ansia enfermiza de exportar que experimentan todas las naciones se halla superada tan sólo por el temor, no menos morboso, a las importaciones». Las exportaciones e importaciones deben igualarse en el largo plazo. Sin importaciones, no se puede exportar, debido a que los países extranjeros carecerán de fondos para realizar los pagos. Es absurdo crear un falso estímulo al comercio exterior por medio de subsidios a las exportaciones. Estos subsidios consisten en dar algo al extranjero a cambio de nada, ya que se venden bienes a un precio menor que su coste.
    .
  12. El argumento de la <paridad> de precios.
    El razonamiento que aboga por una elevación de los precios de los productos agrícolas para que este, a su vez, tenga poder adquisitivo suficiente para comprar bienes manufacturados y con ello se crearía empleo total, es errónea. Si la elevación de precios se produce de una manera natural por la prosperidad de la economía significa una mayor abundancia y bienestar para todos. Pero si esta elevación es provoca por una intervención gubernamental, los agricultores consiguen su propósito, pero los otros consumidores, sufren esta elevación de precios. Una vez más, se ha de contemplar la política realizada con los ojos del conjunto de la sociedad.
    .
  13. La salvación de la industria X.
    En ocasiones, los gobiernos rescatan algunas industrias o empresas específicas. Si consideran que la industria está sobresaturada, impiden la entrada de nuevas empresas formando un oligopolio en dicho sector; o bien, simplemente subvencionan la industria. Según el primer caso, una industria que está saturada no tienen los incentivos suficientes para atraer nuevo capital (o más empresas). Si una industria es subvencionada, otras industrias se verán en la situación de restringir su producción debido a la expansión de la industria X. El resultado es que el capital y el trabajo son desviados hacia industrias en las que su empleo es menos eficaz.
    .
  14. Como funciona el mecanismo de precios.
    Los precios se fijan de acuerdo con la relación existente entre la oferta y la demanda e influyen, a su vez sobre ambas. Cuando los consumidores necesitan o desean adquirir más de un bien, ofrecen más por él, el precio sube aumentando los beneficios del productor, al ser más rentable producir este tipo de bien, más empresas son atraídas a la producción de este bien. Al final con el tiempo, el incremento que experimenta la oferta produce una reducción del precio y del margen de beneficios, hasta descender al nivel previo. Todo se produce a condición de que nos privemos de alguna otra cosa. Existe, entre el precio de un bien y su coste marginal de producción, una constante tendencia a igualarse, pero esto no significa que el coste marginal determine directamente el precio.
    .
  15. La <estabilización> de los precios.
    Una de las mayores políticas que fracasan antes de comenzar es cuando intentan mantener el precio de un producto por encima del precio de mercado. El pretexto a este tipo de intervención estabilizadora es que los productos no pueden aguantar unos precios tan bajos, por lo que el sustente del productor no está asegurado. El método más común es la subvención estatal. Pero este tipo de políticas lleva implícita una restricción de la producción y los consumidores se ven obligados a pagar un precio mayor. La capacidad adquisitiva que se le otorga al productor, se le detrae al consumidor.
    .
  16. Intervención estatal de los precios.
    En épocas de guerra, los gobiernos intentan mantener algunos precios de bienes por debajo del precio de mercado. Cuando se fijan unos precios máximos, normalmente en productos básicos, la producción se contrae produciendo escasez, y a su vez, puede llegar a provocar cartillas de racionamiento. «Toda intervención de los precios desorganiza y desalienta la ocupación y la producción.»
    .
  17. Leyes del salario mínimo.
    «Se sustituye el salario bajo por el paro.» Cuando se interviene con la fijación de un salario mínimo, se priva al trabajador del derecho a ganar lo que su capacidad y empleo le permitirían, mientras se impide a la sociedad de beneficiarse del trabajo que ese trabajador es capaz de realizar. La mejor forma de elevar los salarios es aumentar la productividad del trabajo.
    .
  18. ¿Incrementan los sindicatos los salarios?
    El poder de los sindicatos para elevar los salarios no es tan elevado como se piensa, ya que los salarios dependen de la productividad. El subsidio del paro es pagado principalmente con los salarios de la gente que trabaja, lo que reduce sus salarios. El paro puede llegar a desincentivar la búsqueda de empleo. Normalmente, las acciones sindicales son más agresivas cuando existe una ley de subsidio por desempleo. Un aumento de salarios repercute en parte en los beneficios del empresario, por lo que este, subirá el precio de sus productos, repercutiendo este coste a los consumidores.
    .
  19. <Suficiente para adquirir el producto creado>.
    El concepto de salarios funcionales fue creado por Marxistas con la idea de ajustar los salarios al poder adquisitivo. Pero cualquier intento de manipular los precios contribuye a disminuir el empleo y la producción. Los mejores salarios no son los más elevados, sino los que permiten una amplia producción, empleo total y el sostenimiento de las mayores nóminas.
    .
  20. La función de los beneficios.
    No es de justicia que los beneficios puedan ser limitados por una intervención, en tanto que le riesgo de pérdida de todo el capital se mantiene. Este tipo de intervenciones influyen sobre los índices generales de producción y de actividad empresarial, provocando escasez de bienes y desempleo. Precios y beneficios libres consiguen aumentar al máximo la producción.
    .
  21. El hechizo de la inflación.
    Para analizar esta situación debidamente, no se debe confundir dinero con riqueza. Muchas personas, partidarias de la inflación, plantean que si el Estado pudiera emitir más billetes, y los distribuyera a la población, la riqueza de todos aumentaría. «Los inflacionistas mejor preparados no dejan de reconocer que cualquier incremento sustancial en el volumen de dinero en circulación lleva consigo la reducción del poder adquisitivo de la unidad monetaria; en otras palabras, conduce a un aumento en el precio de las mercancías.» La principal argumentación a favor de la inflación es que pondrá en movimiento la industria. Pero mediante tal acción es imposible crear poder adquisitivo, ya que lo único que tiene verdadera capacidad de compra para adquirir bienes es el ofrecimiento de nuevos bienes a cambio de aquéllas.
    .
  22. La ofensiva contra el ahorro.
    Es un error pensar que las causas de las depresiones han sido provocados por un mayor nivel de ahorro, sino más bien se ha originado una resistencia temporal al gasto debida a cualquier situación de incertidumbre. El ahorro se debe usar para invertir en industrias, maquinarias… este tipo de ahorro es el que provoca una mejora sustancial para la economía. No sirve gastar toda nuestra renta en gasto improductivo sin aportar nada al crecimiento del país. Una combinación de ambos es lo idóneo.
    .
  23. La lección expuesta con mayor claridad.
    «Examinar los problemas en su integridad y no fragmentariamente: tal es la meta de la ciencia económica».

La tesis global de este libro puede condensarse en el principio siguiente: cuando se estudian los efectos de cualquier medida de carácter económico a implantar, es forzoso que examinemos no sólo los resultados inmediatos que su adopción producirá, sino también los resultados a largo plazo; no sólo las consecuencias primarias, sino también las secuelas secundarias, y no sólo sus efectos sobre un sector determinado de intereses, sino sobre toda la colectividad. De ello se desprende que es absurdo e induce a error concentrar nuestra atención meramente sobre un aspecto concreto de la economía, por ejemplo, analizar lo que ocurre en una industria dada, sin tomar en consideración también lo que sucede en las demás. Ahora bien, las principales falacias de la ciencia económica precisamente se encuentra su origen en el pertinaz y perezoso hábito de fijar la atención sólo en determinada industria o en un proceso económico aislado. Tales sofismas no sólo saturan los falsos razonamientos de los <sobornados> portavoces de los intereses particulares, sino que se descubren en la dialéctica de algunos economistas que pasan por profundos.


LECTURA 1. 22 MAR 2017.
Publicado en Economía, Libros | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en LA ECONOMÍA EN UNA LECCIÓN – HENRY HAZLITT

EL ALTO PRECIO DE LOS LINGOTES – DAVID RICARDO

The High Price of Bullion, A Proof of the Depreciation of Bank Notes es un libro del economista inglés David Ricardo, publicado en 1810. En el expresa su opinión sobre el problema de depreciación del papel moneda en Inglaterra, tras la aprobación de la Restriction Act (1797) que suspendía la convertibilidad del papel moneda en oro. Tras esta ley, el valor del papel moneda superaba el valor en oro que se mantenía en las reservas del Banco de Inglaterra, por lo que suponía un grave peligro para una posible bancarrota del banco. Ricardo, influido principalmente por esta ley, escribe este pequeño panfleto con la idea de criticar tal actuación y argumentar los posibles daños que le pueden ser causados a la nación, para finalmente dar su solución personal al problema.

El oro y la plata, tienen un valor intrínseco, que no es arbitrario porque depende de su escasez, de la cantidad de trabajo en obtenerlo y del valor del capital empleado en la minas para extraerlo.

Si la cantidad de oro empleado como dinero en el mundo es pequeña o abundante afectará al precio de los bienes encareciéndolos o abaratándolos.

Dependiendo de la balanza de comercio de los países, el dinero será distribuido. Una nación que avanza rápido deberá de obtener una mejor proporción del dinero del mundo. Su comercio, sus comodidades y sus pagos serán aumentados y, la moneda del mundo deberá ser dividida en estas nuevas proporciones. En cambio, una nación que pierda parte de su riqueza y su comercio, no podrá retener la misma cantidad de dinero en circulación, una parte será exportada y dividida entre otras naciones. En la última situación, en la que dos naciones tienen el mismo comercio, donde exportaciones e importaciones son iguales, se realizarán pagos pero no se modificará la cantidad de dinero de sendos países, debido a que tendrá el mismo valor en ambos.

Si alguna mina de oro es descubierta en algún país, el valor de la moneda de ese país disminuirá a consecuencia de un aumento en la cantidad de metales preciosos que se han incorporado a la circulación en ese país. Por ello, la moneda no tendrá el mismo valor que en otros países. Esto provocará que sus bienes sean exportados a otras naciones en los que los mismos bienes son más caros hasta que la mina deje de ser productiva.

Un banco, como por ejemplo el Banco de Inglaterra, que tenga potestad para emitir billetes y que a su vez, estos billetes sean prestados a comerciantes y al gobierno, está aumentando la cantidad de moneda, con las mismas consecuencias que en el caso de un descubrimiento de una mina de oro.

Una depreciación del dinero en circulación es consecuencia de su abundancia, debido a ello, es contrarrestada por la exportación de metales preciosos. Ricardo propone que, el papel moneda de una nación debe ser representativo porque solamente comparándolo con esta norma se puede estimar su regularidad o depreciación.

J. Locke, Lord Liverpool y otros escritores proponen que el único remedio para los males de la moneda es la fabricación de una medida estándar de valor. Ricardo propone que el oro sea medida de valor en vez de la plata por el ratio de comparación entre ellos a favor del oro. Ricardo en su argumentación explica algunos ejemplos donde el oro había mantenido su valor y la plata se había degradado, como en el reinado del Rey Guillermo III, cuando tuvo que reacuñar las monedas de plata. También argumenta los posibles intercambios desfavorables con otras naciones, como por ejemplo al pagar las deudas.

Ninguna persona nunca exporta o importa lingotes sin considerar primero la tasa de cambio. Si once florines en Holanda contienen una cantidad igual de plata pura como veinte chelines estándar, los lingotes de plata, iguales en peso a veinte chelines estándar, nunca podrán ser exportados de Londres a Ámsterdam mientras el intercambio esté a la par o desfavorable a Holanda. Se debe tener en cuenta el riesgo y el gasto de la exportación de dicha moneda, por lo que estos, aumentan el valor de la transacción.

Ricardo comenta que los banqueros se han excedido en el aumento de papel moneda en circulación provocando una depreciación del oro que a su vez provoca cambios desfavorables en las exportaciones e importaciones. Por lo que su idea es seguir un patrón oro, donde el papel moneda esté suficientemente respaldado por las reservas de dicho patrón representando el valor del papel moneda con su mismo valor en oro.

Si se consiente dar monedas por bienes, debe ser por elección propia, no por necesidad. Tampoco se debe importar más de lo que se llega a exportar, a no ser que se tenga una cantidad extra de divisas. La exportación de la moneda es causada por su baratura. El exceso es sólo un término relativo, la demanda extranjera surge de la deficiencia comparativa de la moneda del país importador, lo cual hace que su valor sea superior.

La solución que argumenta Ricardo para el problema de la depreciación de la moneda es que el Banco de Inglaterra debe disminuir gradualmente la cantidad de papel moneda en circulación hasta que lleguen al valor que el oro y la plata representan en su acuñación. El fracaso del papel moneda provocaría consecuencias desastrosas para el comercio. Si el Banco tuviera menos guineas de las que tuviera en billetes en circulación, no podrían pagar, sin causar daño al país, mientras que el precio del lingote de oro continuaría muy por encima del precio de acuñación y las divisas desfavorables para Inglaterra. El exceso de moneda se intercambiaría por guineas en el Banco y al exportarse, se retiraría repentinamente de la circulación. Por lo tanto, antes de pagar con seguridad en especie, el exceso de billetes debe retirarse gradualmente de la circulación. Si se hace de esta forma, se sentirían pequeños inconvenientes. Nunca se conseguirá un estado equitativo de la moneda, si no es por esta solución o por el fracaso del papel moneda.

My aim has been to introduce a calm and dispassionate enquiry into a question of great importance to the state, and the neglect of which may be attended with consequences which every friend of his country would deplore.


LECTURA 1. 2 MARZO 2017
Publicado en Economía, Libros | Etiquetado , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en EL ALTO PRECIO DE LOS LINGOTES – DAVID RICARDO

HISTORIA DEL BANCO DE INGLATERRA – ANDREAS ANDRÉADÈS

history-of-the-bank-of-england-andreadesHistory of the Bank of England: 1640 to 1903 (publicado en 1924) es el título en inglés que recibe el libro del economista griego Andreas Andréadès. Se divide en dos volúmenes.

El primer volumen de este libro trata sobre la historia temprana del Banco de Inglaterra, las diversas causas que condujeron a su fundación, la fundación del banco y los sucesivos desarrollos posteriores.

En el segundo volumen se examina la historia posterior, el sistema bajo el cual el Banco ha llevado a cabo sus negocio y el debate entre la Banking School y la Currency School dando lugar a la Ley de 1844.

Volumen I: 1640 – 1819.

Origen y desarrollo de la banca de Inglaterra. El Banco de Inglaterra o también conocido como The Old Lady of Threadneedle Street, fundado en 1694, es el más antiguo de Europa. «<Banca, en el moderno sentido de la palabra, no existía en Inglaterra antes de 1694> escribió Macleod».
Charles I (1600 – 1649), como Rey de Inglaterra, decidió mantener una fuerte armada, pero para ello necesitaba dinero. La Ship Money fue la tasa que, usada de modo ilegal, más dinero le generó, ya que cada año se incrementaba la cuantía. Esta tasa es un pago efectuado por todo los condados al Rey cuando en situación de peligro o invasión deben proveerle una flota marítima en vez de pagar su correspondiente pago en numerario. El Rey la uso independientemente de la situación del país, alegando que barcos piratas estaban capturando flota inglesa.
Era común que el Rey pidiera prestado dinero para los gastos de la nación.
Debido al estallido de guerras y al clima hostil, muchas personas, especialmente los mercantes, confiaban su dinero a los orfebres, a un interés próximo a cero. Estos se hicieron con una gran suma en poco tiempo. Con estas sumas los orfebres se dedicaron al intercambio de la moneda y crearon los primeros bancos. Por lo que podemos decir que los orfebres introdujeron la banca en Inglanterra.
Debido a las grandes sumas que obtenían pagando intereses irrisorios, concedían prestamos a intereses más elevados. Por lo que su negocio, obviando los impagos, era muy rentable. Al darse cuenta de estos, crearon instituciones donde las personas podían ingresar su dinero y retirarlo sin previo aviso. Cuando se ingresaba una cantidad, se le concedía un Goldsmiths note al titular del ingreso. Con el tiempo estas ‘notas’ adquirieron importancia al ser intercambiadas como dinero en grandes intercambios comerciales.
«Goldsmiths notes must thus be regarded as the earliest form of bank-notes issued in England». Los orfebres se hicieron ricos en pocos años y fueron llamados banqueros. Fueron acusados de manipular el valor de la moneda al alza, debido a impagos de varios orfebres, haciendo que el dinero depositado a estos se perdiera.

El mandato de Oliver Cromwell (1599 – 1658), se formó la república llamada Mancomunidad de Inglaterra (Commonwealth of England) en 1649 hasta 1660 tras la decapitación de Charles I of England, toleró el regreso de los judíos a Inglaterra. El comercio se vio favorecido con este acto.
Durante la república surgieron varios escritos recomendando la creación de un banco. El primer escrito que se tiene constancia es del mercantilista Sir Balthazar Gerbier titulado Some considerations of the two grand staple comodities of England (1651). Años más tarde, concretamente en 1658 se publicó otro escrito Seasonable observations humbly offered to his highness the Lord Protector de Samuel Lamb, donde comenta las ventajas que se pueden obtener para la nación gracias a un banco. Lamb traslado la propuesta al parlamento.

Tras la muerte de Cromwell, Charles II of England (1630 – 1685) ocupó el trono de su padre desde 1660 hasta 1685. Durante su reinado, los orfebres (o banqueros) empezaron a dejar prestado dinero al Gobierno más frecuentemente para mantener una gran armada. La corona no se habría podido permitir un gran ejercito sin los banqueros. Comenzaron pidiendo un 6%, pero los préstamos no cesaron y los banqueros llegaron a pedir hasta el 12%. Fueron tachados de usureros por la opinión pública, además de criticar al Rey por estar prendido en manos de los banqueros.

Charles II, firmó el Tratado de Dover con Luis XIV de Francia, no por el comercio exterior ni la conversión de Inglaterra al catolicismo, sino más bien por hacerse con una suma de dinero que sufragara la banca rota de la nación.
Debido a las guerras contra Holanda, Charles II debía grandes cantidades de dinero a los banqueros, estos a su vez no podían hacer frente a los pagos que reclamaban los depositarios. Muchos comerciantes que habían dejado su dinero a los banqueros no podían hacer uso de el y quebraron. Durante la etapa final de su reinado trató de prometer a los banqueros que su dinero les sería devuelto para evitar el colapso de la economía.

Hubo dos necesidades principales que favorecieron la creación del banco:

1. La necesidad comercial.
Se necesitaba reducir la tasa de interés debido a la cantidad de usura que había por el reino. Ya en 1364, Edward III creó la Act Ordinatio contra Usurarios pero muchos usureros pudieron evitarla. En 1545, Henry VIII mediante una ley fijó la tasa de interés en el 10%. En 1651, el economista Sir Josiah Child propuso reducir la tasa de interés aun más bajo del 6% que se databa en la época, afirmando que ayudaría a la prosperidad de la nación. William Petty y John Locke condenaban la fijación de una tasa de interés. Los orfebres aún con legislación pedían tasas de interés desorbitadas. Por lo que el Banco de Inglaterra garantizaría una tasa de interés conveniente.
Garantizar el papel moneda. Economistas de la época pensaban que era mejor el papel moneda a las monedas metálicas, William Petty escribió sobre ello en su libro titulado Quantulumcunque Concerning Money, los de este son originarias del mercante Francis Cradocke que escribió el panfleto An expedient for taking away all impositions, and for raising a revenue without taxes by creating banks for the encouragement of trade al Rey Charles II, en 1660, advirtiéndole de las ventajas que supondría la creación de un banco. Las monedas se empezaban a falsificar y degradar por lo que la población prefería el papel moneda firmado por los bancos.
Diversos escritos proponían la creación de bancos de crédito como el Proposals for a larga model of a bank de M. Lewis publicado en 1678, afirmando que mejorarían el comercio de la nación.

2. La necesidad política.
Una gran cantidad de impuestos impopulares fueron aplicados para salvaguardar la capacidad financiera de la corona, como la poll-tax (impuesto de capitación, donde toda persona debe pagarlo independientemente de su renta) introducida por Holanda. La administración civil y militar se estaban desfragmentando debido a la necesidad de dinero por las guerras. Los préstamos con altos tipos de interés se hicieron muy frecuentes. Por lo que la creación del banco ayudaría a controlar los tipos de interés como estaba sucediendo en Amsterdam y Genova.

Tras la restauración del gobierno y el auge del comercio requería la fundación de un Banco Central que reforzara la posición de Inglaterra y del papel moneda. Tras la revolución de 1688, William III necesitaba mejorar la posición financiera de la corona. William Paterson (1658 – 1719), un banquero de la época, propuso la creación del banco al Rey junto a otros mercantes como Michael Godfrey. El Banco de Inglaterra se fundó en 1694 bajo el nombre Governor and Company of the Bank of England. Siendo de carácter privado hasta su nacionalización como Banco Central de Inglaterra en 1946. Paterson fue el primer director del banco con un sueldo de 2000 libras, un año más tarde renunció debido a discrepancias en la dirección.

Los oponentes, políticos y comerciales, a Paterson por la creación del Banco de Inglaterra. El Tory Party, la facción política Whigs y los Jacobites se posicionaron en contra del banco, pensaban que en una mala situación del banco se perderían todos los fondos. El banco también encontró oposición de los orfebres (banqueros), debido a que produciría una fuerte rivalidad para su negocio. Aún contra la oposición de la House of Lords (Cámara de Lores) se aprobó por el parlamento.

En 1694 el Parlamento de Inglaterra aprueba la Tonnage Act creando el banco con una suscripción privada total de 1.200.000 Libras. La institución comenzó de una manera modesta. El banco prosperó con el tiempo gracias a muchos influyentes comerciantes y a la influencia de sus fundadores.

La restauración de la acuñación. Tras la diaria depreciación de las monedas de plata, la situación se hacía insoportable. La Act de 1695 imponía la nueva acuñación de las monedas y se impondrían castigos para todo aquel que degradara la moneda. Habían personas que estaban en contra de una reacuñación de la moneda: los prestamistas perderían una parte de sus ingresos, los terratenientes perderían una parte de sus rentas…

The Land Bank promovido por Dr. Chamberlain y aprobado en la ley Ways and Means Bill de 1696. Colapso.

Debido a una mala situación, el gobierno estaba al borde de la bancarrota. El gobierno había tomado prestado los últimos chelines e incurrió en responsabilidades con Holanda, finalmente suspendió pagos. Tuvo que pedir ayuda al Banco. Se obligó al banco a aumentar su capital y a aceptar cuentas depreciadas, este sistema al disminuir el número de cuentas había contribuido a aumentar su valor y por lo tanto, a restablecer el crédito papel moneda a expensas del banco. Los directores del banco, presionados por los accionistas, demandaron garantías para garantizar su negocio. Se creó la segunda ley del Banco llamada Renewal and extension of the Charter of the Bank of England en 1697 donde los privilegios del Banco serían renovados y ampliados.
1- El Banco añadiría aproximadamente un millón a su capital.
2- Cualquier persona puede suscribirse.
3- Toda persona suscrita puede incorporarse a la compañía.
Debido a estos sacrificios, se le concedieron una serie de privilegios:
1- La corona repondrá las sumas prestadas al banco hasta 1710.
2- Durante este tiempo no se podrá fundar ningún otro banco.
3- Se le permite cobrar hasta un interés del 8%.
4- Antes de realizar una suscripción, el capital original debía alcanzar el 100% para cada propietario.
5- Se le concede emitir billetes por valor del total de su capital.
6- El banco está exento de pagar impuestos.
7- Será delito manipular los billetes del banco.
Los efectos de esta ley fueron satisfactorios. Hasta 1699 los tipos de interés descendieron debido al aumento de capital y a la buena salud del comercio.

Tras la muerte de Carlos II Rey de España (el último de la casa de Hasburgo) se produjo un conflicto bélico internacional, de 1701 hasta la Paz de Utrecht en 1713, por la sucesión al trono español entre los borbónicos (apoyados por Luis XIV de Francia) y los austracistas (apoyados por William III of England y el Sacro Imperio Romano Germánico).
William III a pesar de la oposición del parlamento por entrar en un conflicto concurrió a la guerra debido a la provocación de Francia. Esta decisión supuso un aumento de impuestos en todo el país y préstamos masivos para mantener la armada. El Banco de Inglaterra ayudó al gobierno en la guerra a cambio de aumentar sus privilegios.

La Act of Settlement aprobada en 1701 cambio la sucesión a la corona de Inglaterra. Tras la muerte de William III en 1702, Anne of Great Britain le sustituyó siendo la última de la dinástica de la casa Estuardo que gobernaría en Inglaterra.

En 1707 el Banco de Inglaterra entró en crisis. Estando el país en guerra, los activos públicos disminuyeron de valor. Los banqueros privados intentaron arruinar a su rival aprovechando el apoyo de los enemigos de la dinastía reinante mediante la no aceptación de billetes del banco. Tras la ayuda de la reina y de varios duques en forma de préstamos sumado al apoyo financiero de los accionistas, el peligro se disipó.

La Act of 1709, The Bank’s Charter renewed and extended supuso nuevamente un aumento de los privilegios del banco debido a la petición de ayuda por parte del gobierno. El banco prestó grandes sumas de dinero al gobierno, a cambio, obtuvo permiso para doblar su capital pasando a ser casi 6,5 millones de libras y la continuación de sus privilegios por 21 años más. Finalmente, el monopolio del banco fue fortalecido. El monopolio de emisión del Banco sólo estaba limitado por orden formal de no emitir billetes por una cantidad superior a su capital. En 1713, último año de la guerra, el banco prestó el último préstamo asegurando la continuación de sus privilegios hasta 1743.

La Reina Anne murió en 1714 y se estableció en el trono la dinastía Hannover con su primo George I of Great Britain. La Act of 1716 eximió al banco de la leyes de usura que mermaban su capacidad comercial a cambio de la condenación de la deuda restante con el gobierno.

The South Sea Company se fundó, en 1711, con la principal intención de financiar la deuda del Estado y a cambio recibir el monopolio comercial en América del Sur y América Central del transporte de esclavos. Se produjo una burbuja especulativa sobre las acciones de la compañía debido a la refinanciación de la deuda inglesa, las acciones aumentaron vertiginosamente de valor para luego caer del mismo modo. La economía se colapso y la sociedad en general se empobreció. El Banco de Inglaterra estuvo al borde de la ruina debido a los préstamos concedidos y del papel moneda entregado. Los directores de la compañía fueron juzgados por corrupción en 1721 tras destapar el fraude. Robert Walpole (nuevo Secretario del Tesoro) fue el encargado de realizar medidas para restablecer la confianza en el sistema: el patrimonio de los directivos juzgados fueron confiscados para absorber pérdidas y las acciones de la compañía pasaran a manos de el Banco de Inglaterra y la Compañía de las Indias Orientales.

Sucesión en el trono en 1727, nuevo Rey George II of Great Britain.

Establecimiento de un fondo de reserva. Hasta 1722 el banco repartía completamente todas las ganancias en forma de dividendos. Para saldar una futura emergencia se decidió establecer un fondo de reserva llamado The Rest.
Renewal Of The Charter in 1742. En 1742 expiraba el monopolio concedido por el Estado. Justamente en ese año el Estado tenía algún problema de financiación, por lo que con un nuevo préstamo del banco, el Estado le renovó el monopolio hasta 1764.

En 1761, Rey George III of the United Kingdom.

Renewals of the Bank Charter 1786 hasta 1812 debido al préstamo de dos millones al 3% de interés.
La crisis de 1763 estuvo precedida por diversas quiebras en el continente derivadas del final del conflicto de la guerra de los siete años. Muchos comerciantes quebraron, los bancos tras los prestamos concedidos a estos, también se vieron en dificultades.
La crisis del crédito de 1772 comenzó en Londres a causa de la especulación comercial, arrastrando más tarde a Escocia y Holanda. La crisis se resolvió a concesiones crediticias de grandes bancos privados.
El gobierno ordenó en 1774 una nueva acuñación de la moneda reduciendo el valor de una onza de oro debido al continuo aumento de valor que se estaba produciendo en la moneda.
La crisis de 1783 comenzó con la Independencia de los Estados Unidos de América en 1782, debido a que el comercio, transacciones y retirada de metales precisos comenzaron a prosperar rápidamente tras la firma de la paz y junto a una abundante emisión de billetes. El banco restringió la emisión como medida a la crisis.

Al principio del siglo XVIII, se produjo la primera revolución industrial. El país se inundó de fabricas algodoneras debido a las importaciones de este material procedentes de la india. Tras diversos inventos y un proceso de mecanización de la producción, la población fue mayoritariamente empleada. Una de las medidas que más ayudó a la transformación del país fueron la creación de canales para el transporte de mercancías. El parlamento creó muchas leyes con el fin de autorizar la creación de diversos canales que unían ciudades, puertos… James Watt patentó en 1769 la máquina de vapor, más tarde fue reconocido como el invento que más ayudo a la industrialización.

Sin el monopolio comercial y auge de grandes empresarios que gozaba Inglaterra, está no hubiera podido aguantar la guerra de conquista emprendida por Napoleón I Bonaparte conocida como Guerras Napoleónicas (1803 – 1815).

William Pitt «El Joven» (1759 – 1806) formado en la Universidad de Cambridge fue Primer Ministro del Reino Unido por un total de 20 años. Posteriormente fué Ministro de Haciendo reduciendo la deuda nacional entre 1786 y 1793. Fue muy criticado por dar subsidios a los aliados en la guerra. Muchas personas confundieron la exportación de metales con los subsidios y se olvidaron de los ejércitos que Inglaterra debía de mantener en el exterior.

En Febrero de 1797 el Banco de Inglaterra suspendió los pagos en efectivo causado por: el desorden en la circulación del papel moneda, la alarma general debido a la invasión francesa, la exportación excesiva de lingotes y monedas al continente, y la imprudente influencia del gobierno. Todo comenzó con la caída del Banco de Newcastle. La reserva del Banco de Inglaterra se redujo y se disminuyó la cantidad de billetes. La Bank Restriction Act del 3 de Mayo de ese mismo año condujo a los siguientes cambios para reducir la escasez de moneda: se le otorgó una clausula de indemnización, se prohibió pagar en efectivo a los acreedores, el banco no podrá hacer adelantos de dinero durante la restricción, si alguien deposita en el banco una suma menor de 500 libras en oro se le anotaran como 3/4 de esa cantidad, el banco recibirá solamente el pago de sus deudas en dinero en efectivo y lo billetes del banco mantendrán la misma paridad en todas las oficinas publicas de impuestos. Durante los primeros años de la nueva ley, el gobierno y el banco intentó definir las reglas y condiciones de un saludable papel moneda. Los intercambios eran tan favorables que el oro entraba en las arcas del banco en grandes sumas. Fue una gran ley que mejoró la situación del país llevada a cabo principalmente por Pitt.

The Bullion Report en el Bullion Commitee de 1810, fue la gran controversia monetaria del siglo XIX, donde se proponía volver al patrón oro debido a las crisis producidas y al mal gobierno de los directores del banco. El aumento del papel moneda acompañado de dos fenómenos como el aumento del precio del oro y la caída del cambio. Debido a esto, el parlamento decidió crear el Bullion Commitee formado por los más competentes miembros del parlamento. El informe que realizó este comité se llamo The Bullion Report y analizó con mucha controversia diversas cuestiones monetarias para finalmente llegar a unas conclusiones:
1. La depreciación de los billetes del banco. Desde la suspensión de los pagos en efectivo, el oro había dejado de ser parcialmente la medida de valor, y el único medio de valor era el medio circulante (billetes y monedas en poder del publico), emitido por el Banco de Inglaterra y diversas entidades bancarias, este medio circulante variaba sólo en proporción a su cantidad. Era muy deseable que su valor correspondiera al del oro.
2. Los posibles efectos de un incremento de las emisiones sobre el tipo de cambio. Solo se pueden explicar por la depreciación de la moneda.
3. La influencia que una disminución de las emisiones puede tener sobre el precio del oro y la tasa de cambio. Cuando la moneda metálica y el billete bancario se deprecian por igual, disminuye el precio del oro y establece el tipo de cambio a la par.
4. La política que debe ser adoptada en la regularización de las emisiones. En particular, la cuestión de si esta política debe variar en función de la convertibilidad o inconvertibilidad de los billetes. Después de la ley de restricción, el único criterio a controlar era el de la demanda de descuento.

La ley de cese de la restricción o más bien llamada The Act of 1819 se estableció con el fin de impulsar la economía después de varias sesiones de debate en el parlamento donde se concluyo que se debían de reanudar los pagos en efectivo y que la cantidad de moneda no debía de ser reducida. Concretamente se aprobó que la restricción de los pagos en efectivo cesarían para 1823, el comercio de oro y monedas es declarado libre y se prohibió realizar cualquier tipo de préstamo al gobierno sin la aprobación del parlamento. En 1821 antes de la suspensión de la ley en 1823, el papel moneda se reemplazó por una moneda respaldada por un patrón metálico.

Volumen II: 1819 – 1903.

La crisis de 1825 surgió debido a la independencia de las colonias de América del Sur, donde para Inglaterra se abrió una puerta al comercio. Muchas compañías incrementaron sus negocios comerciales y trajeron una gran cantidad de bienes. Los precios de la necesidades se doblaron. Tras este aumento, la reacción que se produjo fue que los precios volvieron a caer, las empresas comerciantes algodoneras se vieron afectadas produciendo el pánico en la sociedad inglesa. El banco de Inglaterra comenzó a emitir billetes y dejar dinero prestado salvando algunos bancos.

The Act of 1826 se centró en la reorganización del crédito del país favoreciendo la creación de nuevos bancos de acciones para mejorar la circulación en el país y la suspensión de los billetes pequeños (menos de 5 Libras) ya que se decía que aumentaban los precios y la especulación.

The Act of 1833. Las medidas tomadas fueron: los billetes del Banco de Inglaterra no eran de curso legal hasta esta ley con la idea de proteger al banco, el banco estaba exento de la ley de usura por lo que podía cobrar intereses por encima del 5% y el gobierno reparó un cuarto del capital del banco que se había reducido; en cambio, el banco debía de presentar las cuentas mensualmente.

La crisis de 1836 a 1839. Los tres años después de aplicar la Act of 1833 fueron de prosperidad obligados por las satisfactorias cosechas y al incremento de empresas de ferrocarriles. Esta situación creó un aumento de la especulación empresarial. La crisis Irlandesa y Americana hizo que le Banco de Inglaterra no aceptara letras emitidas por bancos de acciones y el colapso se produjo porque muchas empresas habían trabajado con estos bancos de acciones. En 1838 las cosechas no fueron abundantes y se tuvo que importar 10 millones de libras en trigo. El oro seguía saliendo de la nación. El Banco de Inglaterra estuvo cerca de la bancarrota. Gracias al prestado de bancos Franceses y Alemanes, el Banco de Inglaterra pudo sobrevivir a esta crisis.

Muchos autores y hombres de negocios de la época hicieron hincapié en que la crisis se había producido por la fluctuación de la moneda. Se crearon dos corrientes: la Banking School y la Currency School.

Banking School. Su principal idea era la no limitación de la emisión de papel moneda por los bancos. La cantidad de papel moneda no depende de los deseos del banco, sino de la necesidad del público.  La cantidad de billetes del banco dependen de la cantidad de facturas presentadas por las empresas para descuento dependiendo en última instancia de la actividad empresarial.

Currency School. El pensamiento de esta corriente se basa en que la emisión de billetes debe de estar siempre respaldada por oro. Debe ser ilegal para los bancos reemplazar billetes por una exportación de oro, sino más bien deben de reducir sus billetes en la proporción de la exportación de oro.

Lord Overstone fue el primer promotor de The Law of 1844, basada en las ideas de la Currency School, escribiendo sus ideas con antelación. Hizo hincapié en la importancia de publicar las cuentas para conocer en todo momento la cantidad de billetes en circulación y la cantidad de lingotes. Su segunda idea fue la separación del Banco en dos departamentos: el departamento comercial del banco y el departamento regulador de la moneda. Otra idea a destacar fue la obligación impuesta al Banco de comprar oro a un precio fijo. Y finalmente, la regulación de la circulación de billetes de acuerdo con las fluctuaciones que habría sufrido si hubiera sido dinero acuñado.

Sir Robert Peel y The Act of 1844. Sir Robert inspirado en las ideas de la Currency School argumentó que en la historia de la banca inglesa, muchos bancos habían llegado a la bancarrota por la desmesurada emisión de dinero que habían realizado. Por ello, propuso que un banco central con derecho a emisión tiene el poder de controlar a los demás bancos.

La Act of 1844 se aprobó en la Cámara de los Comunes con 185 votos a favor y 30 en contra. La ley se puede dividir en las medidas que afectan al Banco de Inglaterra y las medidas que afectan a los demás bancos.

Medidas que afectan al Banco de Inglaterra:
Primera, la división en dos departamentos del Banco de Inglaterra, el de emisión y el banco comercial.
Segunda, no se podrá sobrepasar la cantidad de emisión de billetes respecto a la paridad de oro en poder del Banco de Inglaterra.
Tercera, el Banco de Inglaterra es la única institución con potestad para emitir billetes.
Cuarta, el banco queda exento de todos los derechos de timbre en sus pagarés, pero a cambio, recibiría una cantidad anual del gobierno.
Quinta, el banco se verá obligado a comprar a un precio fijo (£3 17s. 9d.) todo el oro que se le ofrece.
Sexta, las cuentas semanales deben enviarse al gobierno y publicarse en la London Gazette.

Medidas que afectan a los demás bancos:
Se les respetará el derecho que tenían los banqueros antes de 1844 de emitir billetes cumpliendo las condiciones siguientes:
Primera, se limita la cantidad de emisión.
Segunda, cualquier banquero declarado en quiebra, perderá su derecho de emisión.
Tercera, los billetes emitidos por los bancos no serán de curso legal.

Es evidente que esta ley instaba a eliminar gradualmente toda potestad de emitir billetes exceptuando al Banco de Inglaterra.

El plan del Banco Nacional de David Ricardo. Ricardo reconocía la división en los dos departamentos del Banco de Inglaterra. Su idea era crear un Banco Estatal con la única función de emitir billetes, dejando de lado el departamento comercial. Los billetes debían ser emitidos contra el oro, con excepción de una cantidad que no excediera los 25 millones en valor, que el Banco podría emitir sin cubrir.

La crisis de 1847. La crisis se produjo por malas cosechas de patatas, sobretodo en Irlanda, que favorecieron la importación de grano exterior; la gran especulación sobre los trenes llamada «The Railway Mania» y las fuertes medidas contra la exportación de oro; aumentaron la demanda de oro y ello derivó en una crisis. En los primeros años de crisis, cuando el oro salió del país, el ratio de descuento no se modificó, la situación año tras año fue empeorando hasta que el Banco de Inglaterra se vio en la tesitura de aumentar el interés de descuento. Aún así, algunas grandes empresas dedicadas a los cereales y diversos bancos como el Royal Bank of Liverpool se vieron en la obligación de cerrar. Finalmente y ante esta pésima situación, el Banco de Inglaterra tuvo que elegir entre arruinar el comercio británico o suspender la Act of 1844. Con la ley suspendida, el Banco de Inglaterra pudo asistir al mundo comercial británico imprimiendo billetes. El banco asistió a diversas compañías comerciales y financieras.

La crisis de 1857 fue producida en primera instancia por los daños en los mercados debido a una crisis en América debida a su vez a la ilimitada especulación como principal causa. También influyó el gran crecimiento del comercio exterior, la gran importación de oro y al notable desarrollo de la banca y del crédito (facilidades para obtener créditos). Juntando todas estas causas, la presión en los mercados causó el pánico en Inglaterra. Durante estos años se aumento el ratio de descuento para mitigar la situación.
La crisis proveniente de América fue causada por tres motivos: los grandes descubrimientos de minas de oro, la extensión del ferrocarril y el desarrollo de la banca con su especulación.

La crisis de 1866 (causas económicas en Inglaterra de la guerra de secesión americana). Después de la guerra de secesión o civil fueron años de dificultad financiera para Europa. La afluencia de oro a Europa causado por el establecimiento de un patrón inconvertible de papel moneda en los Estados Unidos causó un aumento de precios a la vez que prosperidad en los negocios y la perturbación del mercado algodonero causados por el bloqueo en los puertos americanos fueron las causas más notables para esta crisis. Gracias a mantener un alto tipo de interés, pudieron atraer capital extranjero.
Esta crisis tuvo aspectos positivos: los bancos y compañías débiles acabaron desapareciendo y las prácticas financieras evolucionaron a métodos comerciales. Gracias a estos mayoritarios aspectos no hubieron crisis en veinte años.

La crisis de 1890 o «The Baring Crisis«. La Baring Brothers fue la compañía bancaria comercial más antigua de Londres. Ante el aumento de los tipos de interés, la compañía Baring colapso produciendo un pánico en los mercados ingleses. La gente comenzó a tener miedo pensando que una futura crisis comenzaba precisamente por la caída de una compañía tan grande. Gracias a la intervención del Banco de Inglaterra el pánico desapareció.
Ante esta crisis, el Gobernador del Banco de Inglaterra, Mr Lidderdale, llevó a cabo unas medidas: creó un fondo de garantía, importó oro del exterior (principalmente de Francia) y mantuvo la tasa de interés por encima del 6%.

Tras la crisis de 1890 se sugirió que se modificara y adaptara la Act of 1844. Mr Goschen fue uno de los hombres de estado que pronunció un discurso centrado en la insuficiencia de reservas de oro comparadas con otros países advirtiendo que la insuficiencia no es un problema, debido a que el oro se puede obtener, el problema es el tiempo en obtenerlo; y al deseo de una elasticidad en tiempos de crisis para que el Banco de Inglaterra pueda imprimir billetes y conseguir reactivar la economía.

 «The Act has for a long time been the object of violent attack.«


LECTURA 1. 12 FEB 2017.
Publicado en Economía, Libros | Etiquetado , , , , , , | Comentarios desactivados en HISTORIA DEL BANCO DE INGLATERRA – ANDREAS ANDRÉADÈS

EL MINOTAURO GLOBAL – YANIS VAROUFAKIS

EL MINOTAURO GLOBAL Yanis VaroufakisThe global minotaur: America, the True Origins of the Financial Crisis and the Future of the World Economy. (2012) escrito por el economista y político greco-australiano Yanis Varoufakis (1961 – presente). En su extenso curriculum podemos destacar que, ha servido como asesor económico del gobierno griego (en concreto de George Papandreou), fue nombrado ministro de finanzas de Grecia por el partido de coalición Syriza desde el 27 de enero hasta su dimisión el 6 de julio de 2015, es analista para diversos medios de comunicación, forma parte de movimientos activistas europeos (DiEM25)… Este libro está adaptado de un artículo publicado en la Monthly Review en 2003 por Yanis Varoufakis y Joseph Halevi titulado con el mismo nombre.

Prólogo: «En este extraordinario y provocador libro, Varoufakis destruye el mito de que la financiarización, la regulación ineficaz de los bancos y la globalización fueron las causas de la crisis económica global».

Las seis explicaciones de Varoufakis de por qué sucedió:

  • Principalmente es un fracaso de la imaginación colectiva de gente muy brillante… a la hora de entender los riesgos que corre el sistema en su conjunto.
  • Captura regulatoria. El ineficaz control de las agencias de calificación y de los diversos organismos reguladores de los estados. Los banqueros pagaban a estas agencias para conseguir elevadas puntuaciones en sus productos, ya que todos aceptaban esas calificaciones como legítimas. «No es de extrañar que Warren Buffet echara un vistazo a las legendarias CDO y las describiera como armas de destrucción masiva».
  • Codicia irreprimible. «Los humanos son criaturas codiciosas que solo simulan civismo». Alan Greenspan (presidente de la Reserva Federal, elegido por los liberales afines a Reagan) suponía que no se podía poner freno a la naturaleza humana, por lo que dejó el mercado a su libre albedrío, pero siempre preparado, por si tocaba intervenir para subsanar los destrozos ocasionados.
  • Orígenes culturales. «El capitalismo global estaba en poder de lunáticos». Después del estallido de una crisis financiera, a Europa se le sumaba una crisis del euro.
  • La teoría tóxica. Robert Merton y Myron Scholes (ambos galardonados con el Premio Nobel de Economía en 1997) crearon una fórmula pionera para la tasación de opciones financieras. Su fracaso de debió a: «inmensas inversiones se apoyaban en la indemostrable premisa de que se puede calcular la probabilidad de los acontecimientos que el propio modelo desestima no solo como improbables, sino, de hecho, como inteorizables». ¿Cómo pudieron convencer a todo el mundo con engañoso su modelo? Varoufakis releva que la respuesta reside en el campo de la psicología de masas, levantaron pirámides sobre la premisa de que el riesgo se había eliminado. Todo este proceso se reforzaba mutuamente.
    Tres teorías tóxicas que apuntalaron el pensamiento del establishment hasta 2008:
    -HME (Hipótesis del Mercado Eficiente): el precio de las acciones de valores reflejan toda la información existente, por lo que se da siempre una situación de equilibrio en el precio y en el mercado.
    -TER (Teoría de las Expectativas Racionales): establece que las predicciones económicas que se puedan hacer, como por ejemplo calculando la inflación, no son sistemáticamente erróneas y que los errores son aleatorios (ruido blanco), no guardando correlación alguna y sin teorización posible.
    -TCER (Teoría del Ciclo Económico Real): el capitalismo es un sistema perfectamente ajustado. No padecerá de interferencias, debido a que siempre estará en equilibrio. Respondería a algún shock exógeno adaptándose a él.
    «En resumen, los derivados financieros tóxicos fueron apuntalados por la teoría económica tóxica, que, a su vez, no eran más que delirios interesados en busca de una justificación teórica; tratados fundamentalistas que solo reconocían los hechos cuando estos acomodaban las demandas de la fe lucrativa».
  • Fallo sistémico. «El capital produjo fuerzas catastróficas con tendencia a provocar discordia, desigualdad, guerra a escala industrial, degradación ambiental y, por supuesto, crisis financieras».

<Mi metafórica respuesta es: el crash de 2008 se produjo cuando una bestia que yo llamo el Minotauro global fue gravemente herida. Mientras dominaba el planeta, su puño de hierro fue implacable, su reinado atroz. Sin embargo, mientras conservó la salud, mantuvo la economía global en un estado de equilibrio desequilibrio. Esto ofrecía cierto grado de estabilidad. Pero cuando fue presa de los inevitable y cayó en un estado comatoso en 2008, sumergió al mundo en una crisis a fuego lento. Hasta que no encontremos la manera de vivir sin la bestia, una incertidumbre radical, un estancamiento prolongado y la renovación de una inseguridad extrema estarán a la orden del día.>

Los Estado Unidos de América funcionaban como una aspiradora de excedentes de todo el mundo (eran importadores, mayoritariamente de Japón y Alemania, más tarde China), en los últimos años incrementaron el déficit presupuestario del gobierno y el déficit comercial de la economía. Una vez se precipitó el crash, debido en mayor parte al descontrol del sistema financiero, los Estados Unidos dejaron de absorber excedentes provocando el colapso mundial.
«Los crashes de 1929 y 2008: nuevos instrumentos financieros habían alentado un crecimiento rápido y habían hecho que las inversiones salvajes pareciesen más seguras que nunca. Hasta que se produjo el accidente que teníamos que tener».

«El crash de 1929 nos enseño una importante lección que parecemos haber olvidado: la máquina capitalista está infectada por dos gremlins».
¿Qué son esos dos gremlins?
Uno de ellos es el dinero y el otro es el trabajo. Como es bien sabido, el capitalismo conlleva ciclos de expansión y también ciclos de recesión. Los magnates de la industria son los que indirectamente controlan los ciclos. Si las corporaciones invierten su dinero, dan trabajo, sus productos se venden, obtienen beneficios… podemos decir que se está produciendo un ciclo de expansión económica. Pero si es completamente al revés, se desinvierte, se despiden trabajadores, la demanda de productos cae… nos encontramos en un ciclo de recesión económica. La demanda de dinero y empleo es muy importante para la actividad económica. Lo que determina la decisión de invertir de los magnates es el optimismo que puedan tener de cara al futuro. Si todos los magnates de una industria invierten en masa, el ciclo será expansivo, pero si no se invierte lo suficiente, el ciclo será al revés.
«De ahí que los CEO estén cautivos de la paradoja de la profecía: si todos predicen buenos tiempos, llegarán buenos tiempos y sus optimistas predicciones se verán confirmadas. Pero si profetizan malos tiempos, a continuación llegarán malos tiempos, validando así el pesimismo original».
«El resultado es un interesante, aunque trágico, acertijo: en tiempo de recesión, cuando hay una creciente superabundancia de ahorros no invertidos, una reducción de salarios y tipos de interés no ayuda. De hecho, profundiza la recesión».

Varoufakis destaca la importancia del trabajo humano productivo y critica el reemplazamiento de este trabajo por el de maquinaria, afirmando que el valor producido por nuestras sociedades será menor. «Cuanto más éxito tienen las corporaciones convirtiendo el trabajo en una actividad intensiva similar a la de las máquinas, menor es el valor total que generan a largo plazo y más se acerca nuestra sociedad de mercado a una crisis».

Durante las conferencias de Bretton Woods, el economista británico John Maynard Keynes hizo la propuesta de crear una Unión Monetaria Internacional (UMI), con su propia moneda (el bancor) y para todo el mundo capitalista. La intención de la propuesta era conseguir los beneficios de una moneda común: ventajas comerciales, estabilidad de precios… y las dos ideales primordiales, evitar los desequilibrios comerciales y el reciclaje de excedentes, ya que bajo una moneda común es una tarea más sencilla.
«Cualquier sistema económico contiene unidades propensas a producir excedentes y otras que son más propensas a presentar déficits. Para mantener el equilibrio, el sistema debe contar con mecanismos de reciclaje de excedentes que mantengan el flujo de excedentes del futuro al presente, de los centros urbanos a las zonas rurales, de las regiones desarrolladas a las menos desarrolladas, etc».
La UMI garantizaba a cada país miembro el poder recibir préstamos para estimular la demanda sin tener que devaluar la moneda. Existiría unas penalizaciones a los excedentes comerciales excesivos, estas actuarían como MGRE automáticos, financiando préstamos a los países deficitarios.

Esta propuesta fue declinada por los EE.UU. ya que no les interesaba mermar su capacidad para gestionar grandes excedentes. Trazaron otro plan diseñado en beneficio propio: el dolar se convirtió en la moneda mundial, los Estados Unidos exportarían bienes y capital a Europa y Japón a cambio de inversiones directas, una hegemonía basada en la financiación directa de centros capitalistas extranjeros a cambio de un excedente comercial americano para ellos. Para Varoufakis la mejor época del capitalismo llegó cuando los legisladores de la unión política establecida desempeñaron un papel de hegemonía, no solo militar y político, si no también como redistribuidor masivo de excedentes por todo el mundo que el mercado por si solo es incapaz de efectuar. Cuando los EE.UU. se convirtió en una nación deficitaria, todo el plan se desmoronó. La crisis del petróleo en 1973 agravó el problema.

«A quienes estudian la integración europea se les enseña que la Unión Europea comenzó su vida en la forma de la CECA (mercado común para el carbón y el acero, sin barreras comerciales). Es menos probable que den el secreto bien guardado de que fueron los Estados Unidos quienes engatusaron, empujaron, amenazaron y se camelaron a Europa para organizarla».

¿Cómo persuadieron los legisladores de EE.UU. a capitalistas de todo el mundo para que patrocinaran los déficits gemelos (déficit presupuestario del gobierno y el déficit comercial)?

  • Condición de moneda de reserva. Cuando surge un crisis mundial, mayor parte del capital mundial huye hacía los dólares. Toda la economía gira entorno al dólar (compra de materias primas).
  • Costes energéticos crecientes. Al estallar la crisis del petróleo, el coste energético aumentó en Alemania, Japón… respecto a EE.UU. Las mayores petroleras son estadounidenses, por lo que aumentó sus beneficios.
  • Mano de obra productiva y abaratada. Debido a la situación de ‘recesión’ se disminuyó el salario real provocando un aumento en la productividad del trabajador, fabricando productos a un menor coste. En definitiva, los beneficios de las empresas se disparan y el capital alentado por esto decide invertir en EE.UU.
  • Poder geopolítico. «La subida de los tipos de interés que fue parte integral del propio auge del Minotauro global demostró ser más efectiva para la destrucción de los enemigos de la política exterior de EE.UU. en todo el globo que cualquier operación militar que los EE.UU. pudieran llegar a organizar».

La envidia del Minotauro. Antes del crash del 2008, todo eran alabanzas hacia los EE.UU. Las doncellas que ayudaron al Minotaruo global a vaciar su economía y a reforzar su cuenta de resultados fueron: Wall Street (como absorvedora de capitales de todo el mundo) y las grandes empresas como Walmart (exprimiendo los costes laborales como a los pequeños proveedores, en pro de enormes beneficios, sin ningún tipo de innovación), esta simboliza una nueva pero distinta fase de acumulación capitalista.
«La masiva afluencia de capitales, unida al aumento de la rentabilidad corporativa, provocó una gran ola de fusiones y adquisiciones, que naturalmente produjeron aun mayores retornos para los operadores de Wall Street».

«No es coincidencia que ambos periodos condujesen a eventos catastróficos: 1929 y 2008, respectivamente». «Pensamiento ilusorio: de cómo las fusiones y absorciones crearon valor ficticio» mediante la combinación de opciones de compra, fondos de cobertura, el apalancamiento y  sin prudencia alguna. La gran afluencia de capitales hacia Wall Street produjo que los préstamos a particulares se dispararan, todo el mundo compraba inmuebles, dando lugar a su consecuente crisis: la de las hipotecas subprime.

«A lo largo de las tres últimas décadas, han corrido ríos de tinta sobre los años Reagan-Thatcher. Desde la perspectiva de este libro, basta decir que las políticas del célebre dúo resultaron inmensamente útiles para el auge del Minotauro global».

El plan Geithner-Summers, creado en 2009 por el gabinete de Barack Obama, constituyó un paquete de un billón de dólares para salvar a los bancos de las CDO carentes de valor. Más tarde intentarían, cuando el precio de estas aumentara, buscar un mercado para estas CDO. Nadie las quiso comprar por su elevado riesgo. El gobierno tuvo que eliminarlas del sistema a cargo de los contribuyentes. En cambio, estas sumas entregadas a los bancos nunca llegaron en forma de créditos a las empresas para aumentar la inversión. La política monetaria expansiva no había llegado hasta su último fin acordado. «Era un plan diabólico para permitir a los bancos salirse con la suya impunemente». «En esencia, la administración permitió a la más fea y devota de las doncellas del Minotauro global renacer espectacularmente tras la caída en desgracia de la bestia».

Europa también tuvo su plan Geithner-Summers, en el año 2010 se creó la Entidad Jurídica Especial (EJE), más tarde renombrada como Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y nuevamente evolucionaría en 2013 como Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEEF). Su razón de ser es pedir créditos a países solventes de la eurozona para entregárselos a países carentes de liquidez e insolventes, que habían sido excluidos de los mercados monetarios. Este fondo no rescató a los países, si no más bien a sus bancos. Esta práctica puede desembocar en ciclo donde el grupo de países prestadores dentro del MEEF sea tan pequeño que no pueda soportar el peso de la deuda. «En resumen, es una manera muy ineficiente de unificar deuda».

«En lugar de declarar un alto y claro <¡Nunca más!>, nuestros líderes políticos han indicado a los bancos que pueden seguir haciendo negocio como siempre».

Tres medidas propuestas por Varoufakis para intentar solucionar la crisis europea:

  • «El primer paso sería que el BCE condicionase la continuación de su generosa ayuda a los bancos a que estos cancelasen una porción significativa de las deudas que los países deficitarios tienen con ellos».
  • «El segundo paso sería que el BCE incorporase a sus cuentas, con efecto inmediato, una porción de la deuda pública de todos los Estados miembros, igual en valor nominal a la deuda que el Tratado de Maastricht les permite tener (es decir, hasta el 60% del PIB). La transferencia se financiaría mediante bonos emitidos por el BCE que son responsabilidad del BCE, en lugar de estar garantizados por los Estados miembros. De este modo, los Estados miembros siguen pagando sus deudas pero, al menos en lo relativo a la parte de la deuda que debe seguir las pautas de Maastricht, pagan los tipos de interés inferiores que les proporciona la emisión de bonos del BCE».
  • «Finalmente, el tercer paso hace entrar en escena a otra venerable institución de la UE, el Banco Europeo de Inversión (BEI). El BEI tiene el doble de capacidad para invertir en proyectos rentables que el Banco Mundial. Desgraciadamente, está infrautilizado porque, bajo las normas existentes, los Estados miembros tienen que adelantar una parte de la inversión. Dada la terrible situación en que se encuentran, los estados deficitarios de la eurozona no se pueden permitir ese adelanto. Pero si se les concede a los Estados miembros el derecho de financiar su aportación a los proyectos de inversión financiados por el BEI (véase el paso dos), el BEI puede convertirse en el mecanismo de reciclado de excedentes del que actualmente carece la eurozona. Su función sería pedir dinero prestado, con ayuda del BCE, procedente de los excedentes de países excedentarios europeos y no europeos e invertirlo en las regiones deficitarias de Europa».

¿Por qué no acepta Europa esta sugerencia o algo similar? Si esta crisis se solucionara rápidamente, Alemania perdería todo su poder de negociación. Dejaría de ejercer su control sobre los países deficitarios.
«Así que parece que la crisis del euro es completamente innecesaria desde el punto de vista económico, pero sirve los intereses de mantener dentro de Europa el papel que Alemania se adjudicó durante el reinado del Minotauro global».

«Lo que importa es que 2008 marcó una discontinuidad significativa: que la vida después de ese momento no será como la vida anterior a él. En el contexto de este libro, la nueva era post-2008 está marcada por una gran ausencia y una amenazadora presencia: ausente está el Minotauro global, que nos dio el mundo anterior a 2008 y nos llevó al crash de 2008; presentes están sus renacientes doncellas que, desde 2008, han regresado con sed de venganza. Un mundo en el que las doncellas del Minotauro campan por sus respetos, liberadas de los caprichos de la bestia, es el mundo de nuestro futuro próximo».


LECTURA 1. 10 NOV 2016.
Publicado en Economía, Libros | Etiquetado , , , , , , , | Comentarios desactivados en EL MINOTAURO GLOBAL – YANIS VAROUFAKIS

KEYNES VS HAYEK – NICHOLAS WAPSHOTT

Keynes vs hayekKeynes Vs Hayek: the clash that defined modern economics (2011) escrito por Nicholas Wapshott (1952 – presente), escritor y periodista británico. Fundador y editor de la revista The Times. Especializado en biografías, entre ellas ha escrito la de Margaret Tatcher y la de Carol Reed.

El autor nos relata, y enfatizo, simplemente relata, el debate intelectual y la manera de pensar de posiblemente los dos economistas más influyentes del S. XX y toda la controversia creada alrededor de sus dos corrientes.

Antes del enfrentamiento económico entre estas dos eminencias, cabe destacar que ya existía una rivalidad entre Alfred Marshall (Cambridge) mentor de Keynes y Ludwig von Mises (Viena) mentor de Hayek. El primero promulgaba una interpretación sensata de como trabajaban las empresas en un contexto mercantilista que había convertido a Gran Bretaña en una fuerte nación comercial, y el segundo, centraba sus pensamientos en las teorías de la inversión del capital, es decir, el dinero invertido en una empresa. Los fundamentos económicos austriacos eran más teóricos y mecánicos que las marshallianos.

John Maynard Keynes (1883 · Cambridge – 1946 · Sussex) fue un economista británico, comenzó sus estudios en matemáticas para finalmente acabar estudiando economía en el King’s Collegue de Cambridge donde más tarde sería profesor. Defensor a ultranza de la intervención pública directa en materia de gasto público.

Friedrich August von Hayek (1899 · Viena – 1992 · Alemania) fue un economista de la escuela austriaca nacionalizado británico. Galardonado con el Premio Nobel de Economía en 1974. En sus obras se refleja una defensa del liberalismo y una crítica a la economía planificada.

Keynes se interesó más por la política, mediante la aplicación de la economía, como medio para mejorar la vida de los demás. Hayek fue más teórico económico.

Las consecuencias económicas de la paz escrito en 1919 por Keynes no fue su primer libro, pero gracias a este alcanzó una fama relevante al criticar profundamente el Tratado de Versalles.

Hayek tras escribir el ensayo titulado La paradoja del ahorro, llegó a Gran Bretaña invitado por Robbins para dar cuatro conferencias en la London School of Economics (LSE) en febrero de 1931. Esta era la opción de la LSE de enfrentarse a las ideas de Cambridge promulgadas principalmente por Keynes.

La primera conferencia titulada <Teorías de la influencia del dinero en los precios> trató sobre la relación entre el dinero, los precios y la producción.
La segunda conferencia que dio al día siguiente <Las condiciones de equilibrio entre la producción de los bienes de consumo y la producción de los bienes de los productores> abordando la cuestión ¿cómo es posible que los métodos de producción que necesitan menos capital se hubieran transformado en métodos que necesitan más capital?.
La tercera conferencia <El funcionamiento del mecanismo de precios en el curso del ciclo crediticio> comentó como, a largo plazo, un aumento no deseado en los créditos provocaba un trastorno en el proceso de producción de los bienes de capital, que a su vez causaba un colapso en la base del ciclo económico. Defendiendo el libre mercado, donde este a la larga haría que la economía volviera a un equilibrio en el que todo el mundo estaría empleado.
En la cuarta y última conferencia fue donde más atacó los ideales de Keynes en el territorio de la teoría monetaria.

Según Robbins, sus conferencias causaron sensación, por lo que se le ofreció el puesto de profesor visitante y más tarde la cátedra Tooke de ciencias económicas y estadísticas. Con esta posición Hayek estaba preparado para comenzar la batalla dialéctica del pensamiento económico contra Keynes.

Keynes publicó un libro titulado Breve tratado sobre la reforma monetaria en 1923, la respuesta de Hayek fue un artículo Reflexiones sobre la teoría pura del dinero del señor J. M. Keynes. Tras esta dura crítica, Keynes contesto: «Hayek no ha leído mi libro con esa dosis de buena voluntad que un autor tiene derecho a esperar de un lector».

Las cuatro conferencias en la LSE fueron recogidas por Hayek en un libro titulado Precios y producción en 1931. Keynes atizó con una dura crítica en su Respuesta al doctor Hayek: «Creo que el libro es una de las mezclas más espantosas que he leído y que prácticamente no contiene ni una sola propuesta solida y aun así sigue siendo un libro que tiene cierto interés, que probablemente dejará huella en la mente del lector».
Aparte de su ataque personal, Keynes, ordenó a Piero Sraffa (discípulo suyo) una crítica profunda en tono agresivo al libro de Hayek, esta reseña fue finalmente publica en el Economic Journal.

En 1936 Keynes publica su obra maestra titulada Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero. Fue muy bien recibida (su bajo coste de cinco chelines ayudó a ello), las traducciones a otros idiomas no se hicieron esperar y el keynesianismo se estaba expandiendo a velocidades vertiginosas. Paul Samuelson, profesor del MIT, reseñó el libro diciendo: «Es un libro mal escrito, mal organizado. … De pronto, una definición complicada da paso a una cadencia inolvidable. Una vez se domina, su análisis resulta obvio y al mismo tiempo nuevo. Resumiendo, es la obra de un genio». Pero la respuesta crítica de Hayek nunca llegó.

La teoría pura del capital fue publicada por Hayek en 1941, este confiaba en que se convirtiera en la contrapartida de la Teoría general de Keynes. No fue bien acogido ni por defensores de su propia doctrina. Milton Friedman dijo: «Soy un gran admirador de Hayek, pero no por su economía. Creo que Precios y producción era un libro que tenía muchos fallos. Creo que su libro sobre la teoría del capital es ilegible».

La publicación de su obra maestra en 1944 de Camino de Servidumbre hizo famoso a Hayek en todo el mundo, originalmente titulado La némesis de la sociedad planificada (The nemesis of the planned society). Este libro no se debe de ver como un rechazo total a la Teoría general aunque si que la critica en gran parte. La obra maestra de Hayek se erigió como la obra fundamental para cuestionar la legitimidad y la utilidad de la planificación.
Keynes escribió a Hayek después de leerlo diciendo: «Creo que es un libro magnífico. … Obviamente, no puedo aceptar todo el dictado económico que contiene. Pero me siento moral y filosóficamente de acuerdo con prácticamente su totalidad; y no solo estoy de acuerdo, sino que además me siento profundamente conmovido». Pero la crítica se hizo en forma de pregunta, Keynes preguntó: ¿Dónde exactamente trazaría la línea Hayek entre la planificación y el totalitarismo, seguramente en un lugar distinto donde la trazaría yo?

En 1946 a la edad de 62 años Keynes muere debido a problemas de salud, pero sus ideas y teorías económicas aún no habían tocado techo. El plan de Roosevelt, el New Deal, era un plan completamente inspirado en el keynesiananismo, sus ideas habían calado y se aplicaban en las altas esferas. El 35º presidente de los EE.UU. John F. Kennedy fue descrito por A. M. Schlesinger (historiador estadounidense) como «indudablemente el primer presidente keynesiano».

Tras el auge de las ideas keynesianas, los liberales se vieron apartados de la escena política. Hayek creó en 1947 la Mont-Pèlerin Society, organización con ideas liberales donde se realizaban reuniones de debate anuales en un hotel de Suiza por estricta invitación.

Los fundamentos por la libertad fue un libro publicado por Hayek en 1960 tomando y mejorando las ideas de John Locke (mercantilista liberal) donde acabaría por afirmar que solo la existencia del Estado de derecho podía garantizar el buen funcionamiento del libre mercado y que, sin embargo, en ausencia del Estado de derecho, reinaba la tiranía.

En 1974 Hayek recibe el Nobel de Economía por <un trabajo pionero en la teoría del dinero y las fluctuaciones económicas>. Este premio fue compartido con Gunnar Myrdal, un economista keynesiano. «Según Friedman, al unir a Myrdal y Hayek, el comité del Nobel esperaba evitar que le acusaran de simpatizar con la izquierda».

La etapa de auge hayekiano ya había comenzado, aunque se afianzó con la llegada al poder de Margaret Thatcher en Reino Unido y Ronald Reagan en EE.UU. Thatcher era una hayekiana declarada. «Poco después de asumir el liderazgo conservador, en una reunión con el departamento de investigación de la izquierda, buscó en su bolso y sacó un ejemplar de ‘La constitución de la libertad’ de Hayek, que puso sobre la mesa. <Esto es lo que yo creo!>, gritó». Hayek y Friedman se convirtieron en visitantes asiduos de su despacho en el número 10 de Downing Street.
Thatcher llevó a cabo muchas medidas que son hayekianas con un toque de Friedman. Entre ellas podemos destacar la reducción de la dimensión del sector público, recortar impuestos, liberar la regulación empresarial…
Reagan también siguió los pasos hayekianos. La Curva de Laffer se convirtió en su mayor instrumento para recortar los impuestos.

Hayek falleció a los 92 años en Friburgo (Alemania) en 1992 y fue enterrado en Viena.

«Si bien en los últimos treinta años, la influencia de Hayek ha ido en aumento, lo cierto es que Keynes no ha dejado de estar en la mente de los economistas».


LECTURA 1. 24 OCT 2016. Editorial Deusto.
Publicado en Economía, Libros | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en KEYNES VS HAYEK – NICHOLAS WAPSHOTT

POR QUÉ FRACASAN LOS PAÍSES – DARON ACEMOGLU & JAMES ROBINSON

POR QUE FRACASAN LOS PAISES Celeste Robinson Daron AcemoğluWhy nations fail (2012), vendido como el best seller que devoran los economistas. No está catalogado como libro teórico, por lo que su lectura es recomendable para todos los públicos. Avalado por diversos medios de comunicación estadounidenses y varios premios Nobel de Economía. Escrito por Daron Acemoglu (profesor de economía en MIT) y James A. Robinson (profesor en Harvard).

«Por qué fracasan los países responde a estas y otras cuestiones con una nueva y convincente teoría: la prosperidad no se debe al clima, a la geografía o a la cultura, sino a las políticas dictaminadas por las instituciones de cada país.»

La mayor parte de la desigualdad mundial apareció al final del siglo XVIII, poco después de la revolución industrial en Inglaterra. Los autores rechazan las hipótesis planteadas años atrás sobre la influencia de la geografía, la cultura, la ignorancia… como causas de la desigualdad. Para Acemoglu y Robinson, la desigualdad mundial se fundamenta en las instituciones que tiene cada país. Existen dos tipos de instituciones: «Denominaremos instituciones políticas inclusivas a aquellas que están suficientemente centralizadas y que son pluralistas. Cuando falle alguna de estas condiciones, nos referiremos a ellas como instituciones políticas extractivas.» «Las instituciones políticas extractivas concentran el poder en manos de una élite reducida y fijan pocos límites al ejercicio de su poder. Las instituciones económicas a menudo están estructuradas por esta élite para extraer recursos del resto de la sociedad. … Las instituciones políticas inclusivas, que confieren el poder ampliamente, tenderían a eliminar las instituciones económicas que expropian los recursos de la mayoría, levantan barreras de entrada y suprimen el funcionamiento de mercados que solamente benefician a un número reducido de personas.»

Para los autores, existen dos posibles formas de desarrollo económico bajo instituciones políticas extractivas. La primera, cuando los gobernantes de estas instituciones pueden asignar recursos directamente a actividades de alta productividad. La segunda, cuando se permite el desarrollo de instituciones económicas inclusivas, aunque suele ser de forma limitada.

Las instituciones políticas inclusivas tienden a apoyar a las instituciones económicas inclusivas, este proceso es conocido como el círculo virtuoso. Pero también existe un círculo vicioso, donde las instituciones extractivas proporcionan una defensa férrea contra personas o grupos que desean hacerse con el poder. Estas instituciones extractivas crean luchas internas de poder. Cuando una persona o grupo consigue el poder en una nación, está en la mejor posición para enriquecerse en detrimento del resto de la población.

La diferencia entre países reside en si se ha conseguido una libertad para el individuo, un gobierno limitado y el libre comercio, recogido todo dentro de instituciones inclusivas; o en su defecto, un gobierno autoritario, sin libertad ciudadana y con restricciones al comercio, como en el caso de las instituciones extractivas.

Procedo a desarrollar en casos concretos de la historia de algunos países que han evolucionado hacia instituciones inclusivas y donde otros siguen con instituciones extractivas. No todos los casos citados en el libro pero si los cuatro que considero más importantes. Haré hincapié en momentos clave, de este modo se puede observar las diferencias entre las naciones con estos dos tipos de instituciones y cual ha sido su proceso.

ESPAÑA Y SUDAMÉRICA:
El navegante Cristobal Colón fue la primera persona del antiguo continente en llegar a Sudamérica encabezando una expedición del Imperio Español (Reyes Católicos: Corona de Castilla y Corona de Aragón, que fueron unificadas con el matrimonio de Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón) en el año 1492, fecha clave en la historia conocida como el Descubrimiento de América. A partir de esta fecha se intensificaron las expediciones con el fin de acaparar el mayor número de tierras posibles. En el caso de la colonización española de Sudamérica, las encomiendas, tenían como objetivo principal obligar a los pueblos indígenas a extraer toda la renta de sus tierras para entregarlas a los españoles, estos indígenas tendrían un nivel de vida de subsistencia. Este tipo de instituciones generaron mucha riqueza para la Corona Española y los conquistadores enviados (Hernán Cortés en Méjico, Francisco Pizarro en Perú…). La acumulación de metales preciosos, como el oro, la plata, piedras preciosas…, que llegaban del nuevo continente eran la gran fuente de ingresos del Imperio Español. El método puesto en práctica fue el de instituciones extractivas. Los indígenas fueron incapaces de derrotar a los colonizadores españoles, por lo que estaban expuestos a su continua explotación. Las instituciones extractivas se asentaban con mayor fuerza con el paso del tiempo. En cambio, en los Estados Unidos de América, los indígenas opusieron resistencia a los colonizadores y las instituciones extractivas no se llegaron a implantar de una manera férrea.
Actualmente en Sudamérica continúan con instituciones extractivas, donde diversos gobernantes están aferrados al poder, teniendo el control absoluto del país e impidiendo el cambio hacia las instituciones inlcusivas que favorecerían el gran crecimiento.

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA:
Inglaterra comenzó su colonización por tierras norte americanas debido a que eran las tierras restantes que no habían sido ocupadas por países del viejo continente. Cuando llegaron se establecieron en el Fuerte de Jamestown (Virginia, 1607), estaban rodeados por tribus indígenas. El plan inicial era explotar a estas tribus como hacían los españoles. Pronto se dieron cuenta de que no era realizable, por lo que prefirieron explotar a los colonos enviados. Tampoco funcionó, por lo que en 1618 cambiaron el sistema, en vez de explotar se concedieron incentivos a los colonos para que realizaran el trabajo. Lo que había funcionado a los españoles, no funcionaba en norte américa. En 1774, las trece colonias que formarían los Estados Unidos de América formaron el Primer Congreso Continental (el preludio de la independencia). El 4 de Julio de 1776 se redactó en Filadelfia la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. El documento, redactado por Thomas Jefferson, Benhamin Franklin, entre otros autores fue una muestra de principios democráticos, limitando al poder político y repartiendo dicho poder entre la sociedad. Estas trece colonias proclamaban su soberanía, rompiendo con el gobierno británico.
Gracias a las instituciones inclusivas adoptadas, grandes hombres de negocio como John Rockefeller, Cornelius Vanderbilt, John Morgan… , conocidos como -robber barons (barones ladrones)-, habían consolidado grandes monopolios rompiendo la igualdad de condiciones en el mercado. Un movimiento populista e influyentes -muckrakers- (término acuñado por Roosevelt para describir el periodismo intrusivo) se alzó contra estos monopolios. En 1890 se implantó la Ley Antitrust Sherman y en 1914 se aprobó la Ley Antitrust Clayton. Ambas leyes regulaban las actividades monopolísticas de sectores clave para la economía, como el sector de los transportes, el financiero… Debido a estas regulaciones los mercados fueron más equitativos y crearon oportunidades económicas para la mayoría de la población.

INGLATERRA:
La revolución industrial empezó en Inglaterra, este país fue el primero en dar un paso hacia el crecimiento económico continuado en el siglo XVII.
En 1455 comenzó la guerra civil de las Dos Rosas, que enfrentó a las casas de Lancaster y York. Finaliza en 1485 con victoria de la casa Lancaster, que estableció la dinastía de los Tudor. Esta dinastía centralizó el poder del Estado, estableció los pilares para unas futuras instituciones inclusivas, contribuyó al pluralismo… La dinastía Tudor terminó con Isabel I, ya que esta había muerto sin descendencia, la casa Estuardo heredó las instituciones.
La dinastía de los Estuardo intentó volver a instaurar instituciones más extractivas, el rey Jacobo I (Estuardo) intentó ser un gobernante absolutista, pero encontró oposición. El sistema de patentes se reguló en el Estatuto de los Monopolios legislado por el Parlamento inglés en 1623, este impedía al rey conceder arbitrariamente monopolios. En 1688 se produce la Revolución Gloriosa, donde se redactó y firmó la declaración llamada Declaración de Derechos -Bill of Rights-, esta limitó el poder del rey y devolvió al parlamento el poder para determinar las instituciones económicas. Estas comenzaron a ser más inclusivas, el gobierno instauró medidas que incentivaban la inversión, el comercio y la innovación. Se reforzaron los derechos de propiedad. En Inglaterra se acababa de derrocar el absolutismo en favor de un parlamento del pueblo.
La fundación del Banco de Inglaterra en 1694 fomentó una revolución financiera que condujo a la expansión de la banca y los mercados.
La Revolución Industrial comenzó en Inglaterra unas décadas después de la Revolución Gloriosa, gracias a las bases que sentó la Revolución Gloriosa. La Revolución Industrial creó grandes avances en el transporte, la metalurgia, la energía de vapor, la mecanización textil y el desarrollo de las fábricas. Se reorganizó las instituciones para que siguieran siendo inclusivas a favor de innovadores y emprendedores, mediante unos derechos de propiedad más seguros y eficientes.

Los cambios producidos en Inglaterra y Estado Unidos, se debieron principalmente a tres factores: primera, la aparición de comerciantes y hombres de negocio dispuestos a realizar los cambios necesarios que desencadenarían en la destrucción creativa; segunda, el amplio grupo de presión que se había formado (por comerciantes, industriales, la gentry, agrupaciones políticas…) con ganas de cambios; y tercera, la creación paulatina en el tiempo de un marco que favoreció la aparición de instituciones inclusivas.

PAÍSES AFRICANOS:
Es bien conocido la cantidad de regímenes dictatoriales que actualmente existen en estos países, el poder se concentra en un dictador o en un grupo entorno a él. Las personas que ostentan este poder totalitario emplean la fuerza contra sus ciudadanos para acabar con toda rebelión que pueda desestabilizarlos. Estas naciones no disfrutan de altas tasas de alfabetización por lo que sus posibilidades de organización son complicadas. El cambio de instituciones extractivas a inclusivas resulta demasiado inviable. La población vive en niveles que no alcanzan los mínimos para la subsistencia, en cambio, estos dictadores continúan amasando fortunas que les rinden las explotaciones a materias primas (petróleo, piedras preciosas…), los monopolios en su control…

«Por eso, otra razón por la que los países fracasan hoy en día es que sus Estados fracasan.»


LECTURA 1. 20 SEP 2016. Editorial Deusto.
Publicado en Economía, Libros | Etiquetado , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en POR QUÉ FRACASAN LOS PAÍSES – DARON ACEMOGLU & JAMES ROBINSON

PRIMER ENSAYO SOBRE LA POBLACIÓN – THOMAS ROBERT MALTHUS

PRIMER ENSAYO SOBRE LA POBLACIÓN THOMAS ROBERT MALTHUSAn essay on the principle of population (1798) es el libro más conocido del economista británico Thomas Robert Malthus (1766 – 1834). Fue un clérigo anglicano, graduado en filosofía y teología, profesor, estudioso de la economía política y de la demografía. Perteneció a la Royal Society, que es la sociedad científica más antigua del Reino Unido.

Como se cita en el prefacio del libro, este ensayo, debe su origen a una conversación de Malthus con un amigo suyo, en torno al ensayo de William Godwin (1756 – 1836), político y escritor británico, sobre la avaricia y la prodigalidad, publicado en The Inquiry concerning Political Justice, and its Influence on General Virtue and Happiness.

Nada más comenzar la obra, Malthus no habla sobre dos postulados acerca de las leyes de la naturaleza: el alimento es necesario a la existencia del hombre, y la pasión entre los sexos es necesaria y se mantendrá prácticamente en su estado actual.

«Considerando aceptados mis postulados, afirmo que la capacidad de crecimiento de la población es infinitamente mayor que la capacidad de la tierra para producir alimentos para el hombre.
La población, si no encuentra obstáculos, aumenta en progresión geométrica (1,2,4,8,16,32…). Los alimentos tan sólo aumentan en progresión aritmética (1,2,3,4,5,6,7…). Basta con poseer las más elementales nociones de números para poder apreciar la inmensa diferencia a favor de la primera de estas dos fuerzas.
Para que se cumpla la ley de nuestra naturaleza, según la cual el alimento es indispensable a la vida, los efectos de estas dos fuerzas tan desiguales deben ser mantenidos al mismo nivel.
Esto implica que la dificultad de la subsistencia ejerza sobre la fuerza de crecimiento de la población una fuerte y constante presión restrictiva.»

LEY DE LA POBLACIÓN ROBERT MALTHUS TECHO MALTUSIANO

Por lo tanto, según los cálculos de Malthus, se puede observar que el crecimiento de la población tiene un límite. En el anterior gráfico comprobamos que cuando la población y los alimentos se cruzan en el punto de la gráfica, al que llamaremos techo maltusiano, donde la población a partir de ahí ya no puede seguir creciendo, debido a que la población crece más rápidamente que alimentos se pueden producir. Pero si llegado el caso, la población ha crecido más que los alimentos, esa cantidad de alimentos ahora tiene que alimentar a un número mayor de población, los pobres vivirán mucho peor, llegando incluso a la miseria. Debido a que el alimento deberá de ser distribuido en raciones más pequeñas y, por consiguiente una jornada de trabajo permitirá la adquisición de una cantidad menor de alimentos. El crecimiento de la población no puede ser frenado sin producir miseria o vicio. Para Malthus, la población de un país está en función de la cantidad de alimentos que produce; y su felicidad, por la cantidad de productos que el trabajo de un día es capaz de adquirir.

«En los Estados Unidos de América, donde los medios de subsistencia han sido más abundantes, las costumbres más puras y, por consiguiente, los matrimonios más fáciles y precoces que en cualquiera de los países modernos de Europa, la población resulta haber doblado en el curso de veinticinco años.» Esta es una experiencia real que Malthus adopta como regla. «El principio de que la población, cuando no lo impide ningún obstáculo, va doblando cada veinticinco años, creciendo así en progresión geométrica.«

En Europa, en el siglo XVIII, los dos obstáculos que impidieron el crecimiento de la población fueron: el miedo ante las dificultades que supone el mantenimiento de una familia, y el hambre y las privaciones sufridas por la infancia en las clases humildes.

Para Malthus existen dos clases de frenos al crecimiento de la población:
Obstáculo preventivo: este ejerce su acción en todas las capas sociales. Disminuye la tasa de natalidad debido a causas morales. Ej: dificultades de mantener una familia.
Obstáculo positivo: este ejerce su acción en las capas inferiores de la sociedad. Miseria, vicio, guerras…
«Es difícil concebir un obstáculo al crecimiento de la población que no pueda incluirse en la descripción de alguna forma de miseria o vicio.«

Malthus se posiciona en contra de las Leyes de Pobres (Poor Laws: s.V al s.XV) calificándolas de inefectivas.
«Para poner remedio a los frecuentes infortunios del pueblo, fueron instituidas en Inglaterra las leyes de pobres; pero es de temer que si bien estas leyes han aliviado un poco la intensidad de algunas desgracias de carácter individual, en cambio han extendido el mal general sobre una superficie mucho mayor.»
Si se le concede una ayuda en forma monetaria a las clases pobres, por lo que parece que aumenta su capacidad adquisitiva, estas personas no les faltará todas las noches un trozo de filete de carne en sus platos, pero para Malthus esto es un pensamiento erróneo. Debido a que estas personas disponen de más dinero, se generaría una competencia entre compradores para comprar esos filetes, finalmente acabaría aumentando el precio de la carne. Por lo que queda en entredicho la efectividad de estas medidas. «No me cabe la menor duda de que las leyes de beneficencia inglesas han contribuido a elevar el precio de las subsistencias y a rebajar el precio real del trabajo».
«Los ricos pueden convertirse en pobres y algunos de los pobres en ricos, pero sobre una parte de la sociedad deben necesariamente recaer las dificultades de la vida, y éstas recaen, por la ley natural, sobre sus miembros menos afortunados.»
«El mal se ha extendido, tal vez, ya demasiado para poderlo remediar, pero, por mi parte, estoy cada vez más convencido que de no haber existido nunca estas poor-laws se hubieran dado, quizá, algunos casos más de miseria particularmente severos, pero el caudal global de felicidad entre la gente humilde sería hoy mucho mayor de lo que es.»

Los dos paliativos que Malthus propone para reducir la miseria en una sociedad son:
Primero, la total derogación de todas las actuales leyes de asistencia parroquial (En tiempo de Malthus la parroquia era el organismo encargado de la asistencia pública).
Segundo, estimular el desarrollo de la agricultura.

Las características favorables del crecimiento de la población en los Estados Unidos de América se deben a los rápidos progresos, en la abundancia de tierras fértiles, absoluta libertad en la gestión de sus asuntos internos, instituciones políticas a favor de la división de la propiedad y expropiación de dichas tierras si no eran cultivadas, no existían los impuestos y mucho menos el diezmo…

Las epidemias, según Malthus, eran causadas por la escasez de espacios y de alimentos.
«El desaliento provocado por las dificultades para el matrimonio, las viciosas costumbres que esto acarrera, las guerras, el lujo, la despoblación silenciosa pero evidente de las grandes urbes, las habitaciones demasiado angostas y la alimentación insuficiente de muchas gentes pobres, evitan que la población rebase los medios de subsistencia, y si se me permite utilizar la expresión que sin duda a primera vista parecerá extraña, hacen innecesarias las grandes y devastadoras epidemias que eliminen la población sobrante.»

Malthus para explicar de que dependerá la vida humana cita a Condorcet. El progeso de la medicina, una alimentación y condiciones de vida saludables, la reducción de la miseria y del vicio, la eliminación de enfermedades hereditarias y contagiosas… ayudan a que sin alcanzar la inmortalidad, los años de vida aumenten en cuanto estos progresos se vayan adoptando. Malthus califica las conjeturas de Condorcet, respecto a la prolongación indefinida de la vida humana, como un deseo de inmortalidad que siente el alma.

El Sr. Godwin es criticado en el presente ensayo: «Para apreciar la poca atención que la aguda inteligencia del señor Godwin ha prestado al estado real del hombre sobre la tierra, basta con ver la forma en que intenta eliminar la dificultad de un exceso de población. He aquí sus palabras: <La evidente respuesta a esta objeción es que razonar de esta manera es prever dificultades sumamente alejadas. Las tres cuartas partes de la superficie habitable del globo están sin cultivar. Las partes cultivadas son susceptibles de mejoras sin fin. La población puede continuar creciendo durante muchos miles de siglos y la tierra seguirá siendo suficiente para asegurar la subsistencia de sus habitantes>.»

Para Adam Smith lo que determina la situación social y económica de los pobres en un país es el aumento de las riquezas de dicho país. Malthus matiza la idea de Smith, dos países pueden incrementar igualmente el valor de cambio de la producción de las tierras y del trabajo, pero si un país se ha dedicado a la agricultura y otro al comercio de productos manufacturados, el efecto que se alcanzaría de la riqueza nacional sería muy diferente en estos dos casos. En el país dedicado a la agricultura, los pobres viven con más desahogo y la población crecerá más rápidamente, en cambio, en el otro país, los pobres no tendrán tantas ventajas y el crecimiento de la población será más lento.

Malthus piensa como los fisiócratas franceses llegando a la misma conclusión pero por diferentes razones. «Un capital aplicado a la tierra puede resultar improductivo para el individuo que lo invierte, y, sin embargo, ser altamente productivo para la sociedad. Por el contrario, un capital aplicado al comercio puede ser sumamente productivo para el individuo y totalmente improductivo, en cambio, para la sociedad; y esta es la razón por la cual considero improductiva la mano de obra manufacturera, en comparación con la agrícola; no por la que esgriman los economistas franceses.» Por experiencia diaria y lo que observa Malthus, cree que la contribución de la producción de alimento mejora el bienestar de la sociedad en su conjunto, en cambio, el comercio reporta grandes fortunas a individuos concretos. El comercio ayuda a fortalecer el poder exterior de la nación y a poder adquirir el trabajo de otras naciones.

Esta obra de Malthus ha sido posteriormente criticada, sobre todo en la parte de las progresiones.


LECTURA 1. 2 SEP 2016. Alianza Editorial. Prólogo de John Maynard Keynes. Elaboración propia del gráfico según el de O’Brian.
Publicado en Economía, Libros | Etiquetado , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en PRIMER ENSAYO SOBRE LA POBLACIÓN – THOMAS ROBERT MALTHUS

BREVE TRATADO SOBRE LA REFORMA MONETARIA – JOHN MAYNARD KEYNES

BREVE TRATADO SOBRE LA REFORMA MONETARIA JOHN MAYNARD KEYNESA Tract on Monetary Reform (1923) es uno de los libros más significativos del británico John Maynard Keynes (1883 – 1946), considerado como uno de los economistas más influyentes del siglo XX. El 80% de su obra es un estudio sobre la economía monetaria. Fue un alto funcionario de la administración, profesor de Cambridge, negociador internacional de Inglaterra…

Para comprender la obra, es importante fijarse en el contexto histórico en el que está escrita. Después de la IGM, en el año 1923, continuaba la hiperinflación en la República de Weimar donde el marco alemán perdió todo su valor, EE.UU. seguía con su rápido desarrollo económico y Francia e Inglaterra se recuperaban de la contienda. Entre otras cosas, critica la inconveniencia de regresar al patrón oro.

Capítulo 1. Las consecuencias sociales de las variaciones en el valor del dinero.

«El dinero sólo importa por lo que nos puede proporcionar».
Un cambio en el valor del dinero, es decir, en el nivel de precios, es importante para la sociedad cuando este cambio afecta de manera desigual a las personas de una sociedad.
La inflación como la deflación ocasionan graves daños a la economía y se repercute a la sociedad de un país. Ambas alteran la distribución de la riqueza entre las clases.

Cambios en el valor del dinero en tanto afectan la distribución. Inflación.
El avance de la inflación en el tiempo se ha debido a las necesidades de financiación de los gobiernos y a la presión que puede ejercer la clase deudora.
«La caída en el valor del dinero desanima la inversión, pero también desacredita a la empresa».
La inflación redistribuye la riqueza entre las tres clases sociales de una manera muy desigual. Perjudica gravemente al inversionista (recorta su capacidad de ahorro), es muy conveniente para el empresario (debido al aumento de los precios mes a mes, el empresario obtiene aumentos en sus beneficios) y puede llegar a ser beneficiosa para los asalariados (cuando el valor real del dinero fluctúa mucho, es complicado distinguir entre capital e ingreso, por lo que puede gastar en consumo corriente sus ahorros del futuro).

Cambios en el valor del dinero en tanto afectan la producción. Deflación.
Un cambio en el nivel de precios provoca una redistribución entre prestatarios y prestamistas.
La deflación, que produce una disminución de los precios, llega a un determinado momento que empobrece a los trabajadores (desempleo) y empresarios, ya que estos últimos se ven obligados a reducir su producción con el fin de evitar mayores pérdidas.
«La intensidad de la producción depende fundamentalmente, … , de la ganancia real esperada por el empresario».
El riesgo también influye en la producción. Un empresario mientras está produciendo un bien incurre en gastos en término de dinero, debe pagar salarios, pagar materias primas…, por lo que su ganancia depende de la estabilidad del valor del dinero.

«De todo esto se sigue no sólo que los cambios en los precios que efectivamente ocurren benefician a algunas clases y perjudican a otras, sino que un temor generalizado de una caída de precios puede inhibir el proceso productivo en su conjunto».

Capítulo 2. Las finanzas públicas y el valor de la moneda.

«La teoría cuantitativa del dinero sostiene que la cantidad de efectivo que la comunidad requiere suponiendo ciertas costumbres establecidas en los negocios y en la banca, y suponiendo también una determinada distribución de la riqueza, depende del nivel de precios. … La teoría infiere de aquí que el valor real agregado de todo el papel moneda en circulación permanece más o menos constante independientemente del número de unidades que circulan, siempre que los hábitos y la prosperidad de la gente no cambien, … lo que es lo mismo que afirmar que la cantidad total de dinero en circulación posee un poder adquisitivo virtualmente fijo».

Si una nación necesita financiar sus finanzas públicas durante un periodo de tiempo, ya que no se puede aplicar permanentemente, y no tiene otra alternativa para ello, puede comenzar a emitir papel moneda, provocando inflación, de manera que se asegura unos ingresos para financiar sus gastos.
Esta medida se puede caracterizar como un impuesto ineludible para la sociedad, ya que merma su capacidad adquisitiva al añadir más billetes en la circulación monetaria. Es tan cómodo el dinero como método de cambio, que las personas prefieren pagar este impuesto, si este no llega a niveles prohibitivos.
«El gobierno deberá recordar, además, que aunque un gravamen no sea prohibitivo puede no resultar rentable y que el máximo rendimiento derivará de una imposición media y no de una extrema».

El gobierno también tiene otra opción, debido a que la depreciación provoca una reducción en los títulos reales que ostentan las personas a las que el gobierno les debe pagar la deuda que ha contraído con ellos. «Sería quizá demasiado cínico suponer que los gobiernos deprecian sus monedas adrede para asegurarse las ventajas comentadas antes».
La alternativa a la devaluación, para Keynes, es un impuesto sobre el capital.

En resumen, las tres soluciones de Keynes para solucionar una deuda excesiva:
Primero, un repudio de la deuda. Es complicado realizarlo en la práctica.
Segundo, una depreciación de la moneda, que se transforma en una devaluación.
Tercero, un impuesto sobre el capital.

Los ahorradores pierden más con el hundimiento de la moneda y prefieren el impuesto al capital, en cambio, los empresarios, pierden más con el impuesto al capital y prefieren el hundimiento de la moneda. Keynes piensa que un país se decantará por la injusta y desastrosa depreciación monetaria.

Capítulo 3. Las teorías del dinero y los cambios de divisas.

Teoría cuantitativa del dinero.
Trata del poder de compra o del valor en términos de bienes de una moneda nacional.
«La teoría parte del hecho de que el dinero como tal no tiene utilidad, salvo la que se deriva de su valor de cambio, es decir, de la utilidad de las cosas que puede comprar».
Las ecuaciones de Keynes derivan de las de Alfred Marshall con algunos matices.

Ecuación (simple):                                           n = p k

n = oferta monetaria: billetes u otras formas de efectivo en circulación.
p = precios al consumo: precio de cada unidad de consumo.
k = unidad de consumo: demanda de liquidez para adquirir bienes de consumo.

Siempre que k permanezca constante, n y p varían juntos, es decir, si aumenta la cantidad de dinero en circulación aumentarán los precios.

Ecuación (ampliada):                               n = p ( k + r k’ )

r = coeficiente de caja, de hecho es un tipo de interés.
k’ = demanda de moneda fiduciaria, dinero en las cuentas de los bancos.

En una sociedad más avanzada se incorpora el coeficiente de cajas y el dinero en las cuentas bancarias. Mientras k, k’ y r no varíen tenemos el mismo efecto que en la ecuación simple. La proporción entre k y k’ varía según la preferencia del público entre tener dinero en el bolsillo o depositarlo en los bancos, esto dependerá de las costumbres de la sociedad. El punto de equilibrio entre k y k’, como explicó Marshall, se da cuando las ventajas de mantener efectivo se compensan con las de gastarlo o invertirlo.

En el corto plazo, una inflación moderada provoca ilusión monetaria y aumenta la demanda de dinero. El aumento de n se amortigua con el aumento de p y k.
Dependiendo del ciclo k’ puede variar. El Banco Central debe tener potestad para intervenir sobre r para estabilizar n.

La teoría de la paridad del poder adquisitivo.
Es la teoría de los cambios internacionales, donde se estudia el valor relativo de dos divisas nacionales diferentes. La doctrina de Keynes se basa en la explicación de la paridad del poder adquisitivo de David Ricardo, donde destaca que ha funcionado eficazmente.

Esta doctrina se puede resumir en cuatro puntos:
Primero, el poder de compra de una moneda inconvertible en su país depende de la teoría cuantitativa que acabamos de ver.
Segundo, el poder de compra de una moneda inconvertible en el extranjero depende de su relación de cambio entre la moneda local y extranjera multiplicada por el poder de compra de la moneda extranjera en su país.
Tercero, el poder de compra interno y externo de una moneda debe ser el mismo, sino se produciría un movimiento comercial para aprovecharse de la desigualdad.
Cuarto, paridad del poder adquisitivo, en condiciones de equilibrio, el tipo de cambio entre dos monedas tenderá a igualarse con la relación entre el poder adquisitivo de dichas monedas.

La fluctuación estacional.
Debido a especulaciones, decisiones de empresarios, medidas de los gobiernos… es inevitable que haya fluctuaciones estacionales en los tipos de cambio, a no ser que las autoridades tomes medidas exprocesas para evitarlas, como la garantía de convertibilidad u otras.

El mercado de futuros de las divisas.
Keynes aborda en este apartado del capítulo tercero como un comerciante puede evitar el riesgo cambiario derivado de un intercambio.
Se aboga por que los comerciantes realicen sus operaciones mercantiles mediante una transacción a futuro, donde normalmente evitan el riesgo y consiguen su producto a un precio algo inferior.

Un contrato a plazo o a futuro es un tipo de convenio donde el comerciante que compra las mercancías no debe de pagar hasta que el vendedor se las haya proveído, aunque si que puede estar obligado a dar una señal para asegurar el futuro pago. Este tipo de pago es más caro que un pago al contado o spot, pero compensa debido a que evitada muchos riesgos.

Que influye según Keynes para que los comerciantes se decidan por transacciones a futuro o a contado. En primer lugar, la tasa de interés; en segundo lugar, los riesgos financieros y políticos; en tercer lugar, dependiendo de quien domino el mercado a futuro si compradores o vendedores; y en último lugar, hay que tener en cuenta que el mercado libre no se cumple.

Capítulo 4. Diversos objetivos de la política monetaria.

«En la mayor parte de los países, salvo en los Estados Unidos, la inestabilidad monetaria ha estado compuesta de dos elementos: el fracaso de las monedas nacionales en mantenerse estables en términos de lo que se suponía era el patrón de valor, es decir, el oro, y el fracaso del propio oro en conservar su estabilidad en términos de poder adquisitivo».

Devaluación vs deflación.
La deflación no es deseable debido a que produce una redistribución de la riqueza desde los agricultores, industriales… hacia los prestamistas y en muchas ocasiones la deflación no se puede llevar a cabo.

Estabilidad de precios vs estabilidad de cambios.
Esta decisión depende en parte de la importancia en el comercio exterior de cada país.
Para Keynes, es preferible a ser posible, una estabilidad de precios.
La estabilidad de cambios favorece a un país que se dedica en gran parte al comercio internacional.
La estabilidad de precios es importante para evitar males como una gran inflación o deflación, vistas en el primer capítulo.

El restablecimiento de un patrón oro.
El restablecimiento del patrón oro puede dar al país una estabilidad de precios y cambio si todos los países lo restablecen.
Los partidarios del patrón oro argumentan que dicho patrón proporciona un patrón de valor razonablemente estable y que una moneda controlado estará abocada al fracaso debido a la falta de sabiduría de las autoridades.
Poniéndonos en el tiempo histórico de Keynes, él reconoce que el patrón oro funcionó y fue importante en el pasado para mantener estable los precios y cambios, debido a su valor estable, pero en esta venidera época carece de validez.

Keynes comenta que la tasa de interés es la encargada de regular la expansión y contracción del crédito en favor de la estabilidad económica y de los precios.

«En realidad el patrón oro ya es una reliquia bárbara. Todos nosotros, desde el gobernador del Banco de Inglaterra para abajo, estamos hoy básicamente interesados en la preservación de la estabilidad de los negocios, de los precios y del empleo, y si debemos escoger, no es probable que los sacrifiquemos deliberadamente al desgastado dogma, que en su día fue valioso, de 3 libras 17 chelines y 10 1/2 peniques por onza».

Capítulo 5. Propuestas concretas para la futura regulación del dinero.

Keynes realiza sus propuestas en referente a dos aspectos:
«1. Un método para regular la oferta de dinero y de crédito con vistas a mantener el nivel interno de precios tan estable como sea posible, y
2. Un método para regular la oferta de divisas a fin de evitar las fluctuaciones puramente temporales provocadas por factores estacionales o de otro tipo y no por una perturbación permanente en la relación entre los niveles interno y externo de precios».

Propuestas para Gran Bretaña, Estados Unidos y otros países:
La Tesorería y el Banco de Inglaterra deben de establecer como objetivo primario la estabilidad de los precios en detrimento de la estabilidad de los tipos de cambio.
El Banco de Inglaterra debe regular (no fijar) el precio del oro, como regula el tipo de descuento.
Para servir la deuda estadounidense, la Tesorería Británica, a través del Banco de Inglaterra deberá comprar medio millón de dólares por cada día laboral, de este modo, se pueden minimizar las fluctuaciones estacionales analizadas en el capítulo tercero.

«El precursor de la estabilidad de precios frente a la de cambios, el profesor Irving Fisher, abogó por la primera, en la forma de su «dólar compensado», que se ajustaría automáticamente según un índice de precios, sin que opiniones ni arbitrarios desempeñaran papel alguno». Keynes criticó a Fisher diciendo que su idea no era prudente ni practicable. En opinión de Keynes, si se esperaba a que la variación en los precios estuviera ya en marcha para aplicar medidas correccionales, es posible que se llegara demasiado tarde. Según Keynes, el método de Fisher puede ser valioso para corregir tendencias a largo plazo, pero no a corto.


LECTURA 1. 28 AGO 2016. Fondo de Cultura Económica. Traducción: Carlos Rodríguez Braun.
Publicado en Economía, Libros | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados en BREVE TRATADO SOBRE LA REFORMA MONETARIA – JOHN MAYNARD KEYNES